Cuando nadie me ve – Sara Carbonero » BENDITAS IMPERFECCIONES

20 septiembre 2014

BENDITAS IMPERFECCIONES

Y, mil años después, cuando otros gatos
desordenan mis noches de locura,
evoco aquellos ratos de torpes calenturas.
Y, aunque se que no era la más guapa del mundo,
juro que era más guapa, más guapa que cualquiera

Más guapa que cualquiera
Joaquín Sabina

 

¡Hola!
Esta semana el tema del post iba a ser otro, pero después de leer algunas cosas estos últimos días no puedo mirar para otro lado.

La primera vez que se me removió algo por dentro fue a principios de semana. Acababa de meterme en la cama y me puse a leer el último artículo de mi compañera Carme Chaparro en su blog. En él contaba cómo unos días antes se enamoró de un vestido. Lo quería para ir a un photocall, fue amor a primera vista. Total, que quiso probárselo y cuál sería su sorpresa cuando el mismísimo diseñador de la prenda le quitó las ganas diciéndole literalmente: «este vestido no es para ti”

– Ah, ¿está reservado? – preguntó Carme.
– No, pero no es para tu cuerpo. No te cabe.

Y así, sin anestesia, el señor diseñador del vestido le vino a decir a Carme que su ropa no estaba hecha para ella.

Si mientras leía el texto me hubieran dicho que se trataba de una broma me lo habría creído. Lo primero porque veo a Carme todas las semanas. Precisamente es una de las mujeres que más me ha impresionado por su asombrosa recuperación después de ser mamá de dos niñas en apenas dos años. Coincidimos estando embarazadas, ella de su segunda hija y más de una vez le he preguntado qué ha hecho para estar así de estupenda en tiempo récord. La conocéis de verla en los informativos pero para que os hagáis una idea, Carme tiene una talla 36. Pues sí, con una talla 36 ese vestido no era para ella. Cosa que me parecería igual de mal si hubiera tenido cualquier otra talla.

Pero lo más grave son las formas. ¿Qué formas son esas? ¿Cómo puede alguien hablar así a una persona? (Para más inri en este caso, a una clienta) ¿Desde cuándo un buen diseñador diseña sólo hasta la talla 36?

Me fui a la cama con todas esas preguntas.

Sólo dos días después, leyendo la prensa me encontré con la siguiente historia surrealista cuya protagonista es otra compañera de Mediaset; Tania Llasera. Todos la conoceréis por su buen hacer como presentadora, su simpatía y su belleza, pero jamás la había visto en tantas revistas como esta semana. Ni siquiera cuando La Voz tuvo el mejor estreno de un talent show en los últimos diez años. Esta semana Tania ha sido noticia ¡atención! por haber cogido unos kilos al dejar de fumar. Encima se le ocurrió ir a un desfile de Cibeles tan tranquila (véase la ironía). Eso, para algunos medios, ha sido algo noticiable y se han escrito unos cuantos titulares con la palabra «gorda» además de un sin fin de comentarios cobardes e hirientes en las redes sociales.

Me consta que Tania se lo ha tomado con filosofía y ha respondido diciendo que para ella lo más importante es la salud, haber dejado el tabaco después de 20 años, ¡casi nada! Se siente sexy y sin duda lo es. ¡Olé!

Carme y Tania son dos mujeres fuertes, bellísimas, seguras de sí mismas y con la cabeza bien amueblada, pero ¿os imagináis que esto le hubiera pasado a una niña de 18 o 20 años insegura, tímida y vulnerable?

Probablemente estaríamos hablando del principio de algo muy grave. No hace falta que os cuente el tipo de enfermedades en las que desencadenan a menudo este tipo de situaciones. La anorexia y la bulimia están a la orden del día entre jóvenes que intentan cumplir los cánones de belleza establecidos por la sociedad.

Creo que la gente que hace sangre con este tipo de cosas no es consciente de los límites. Siempre he defendido las críticas constructivas en cualquier ámbito pero no puedo comprender aquellas que se refieren al aspecto físico de las personas. Probablemente la gente que pasa su tiempo escribiendo comentarios atacando el aspecto y las imperfecciones de los demás no piensa que quizá el día de mañana tengan hijos y a lo mejor sus hijos se convierten algún día en víctimas de estos ataques que pueden crearles en un momento de debilidad miedos e incluso traumas. No todas las personas somos igual de fuertes. Miramos a los demás porque no sabemos mirarnos nosotros.

Yo todavía no he recuperado por completo mi cuerpo de antes de ser madre. Me falta un poquito. Uso una talla más y me encuentro en el momento más feliz de mi vida. Por supuesto que me cuido para sentirme mejor conmigo misma y para estar sana. Claro que me gusta la ropa e intento ir mona y verme bien pero no podría vivir en un constante sacrificio sin darme caprichos, sin comerme una hamburguesa de vez en cuando, un helado después de comer o sin tomarme unas cañas con los amigos.

No somos robots perfectos diseñados por ordenador. Y no es sólo el tema del peso. En general, en nuestra sociedad, existe la tendencia de que nos disguste o veamos raro aquello que no es perfecto o se sale de los prototipos de belleza que estamos acostumbrados a ver. Gracias a Dios todos somos imperfectos, únicos, auténticos y especiales. Sólo hay que aprender a querernos tal como somos.

Otra cuestión fundamental es saber que no se puede gustar a todo el mundo. Ya lo dice el budismo: «intentar gustar a todo el mundo nos hará infelices». Pues eso.

El tema de las opiniones ajenas daría para extendernos mucho. Hoy quería contaros los casos de mis dos compañeras. Mañana podemos ser cualquiera de nosotras la que no encuentre talla en una tienda o a la que le llamen gorda, cuando lo que estás es sana.

Afortunadamente no todo han sido disgustos esta semana. Una de las mejores cosas que he visto en mucho tiempo ha sido el cierre del desfile de Andrés Sardá en la Mercedes Benz Fashion Week, protagonizado por Alicia Borrás, una modelo de los años 60. Con 69 años y el pelo completamente blanco, la señora derrochó elegancia, estilo y sensualidad. La idea fue de Nuria Sardá, la hija de Andrés, que según sus propias palabras rechaza esa presión que supone igualar belleza con juventud.

Os dejo el video por si no lo habéis visto:

alicia_borras
Antes de terminar, hace mucho tiempo leí un cuento que hoy me viene como anillo al dedo. Dice así:

LA VASIJA ROTA

Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros.

Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba todo el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua. Durante dos años completos esto fue así diariamente. Desde luego, la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque sólo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole: “Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas sólo puedes entregar la mitad de mi carga y sólo obtienes la mitad del valor que deberías recibir.”

El aguador, apesadumbrado, le dijo compasivamente: “Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino.”

Así lo hizo la tinaja. Y en efecto, vio muchísimas flores hermosas a lo largo del trayecto, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo entonces: “¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Madre. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza.”

Moraleja: Todos tenemos defectos, debilidades y cualidades y debemos sacar provecho de todos ellos, nunca debemos sentirnos menos o más que otros, porque todos tenemos una meta que cumplir, un trabajo que hacer. Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Superarlas implica un trabajo personal profundo y comprometido.

vasija
Cuando leí el cuento pensé que así es. Todos tenemos nuestras grietas, nuestras cicatrices y heridas de guerra que hablan de nosotros, nuestras arrugas para recordarnos todo lo que hemos vivido, reído y llorado. Nuestros kilos de más o de menos para que no nos abandonemos y sigamos cuidándonos.

Francisco de Asís llamaba “benditas imperfecciones” a los defectos que todos tenemos. Benditas porque nos ayudan a crecer, a ser tolerantes, a aprender, a reírnos de nosotros mismos y, algunas, hasta son las causantes de que logremos ciertas cosas importantes en la vida.

 

brazo

Seguimos la próxima semana. ¡Un beso enorme!


1.198 Comentarios

  • 1. Patry_sua  |  20 septiembre 2014 - 15:42

    Hola Sara, de vez en cuando me gusta recordar tus post’s y todas las reflexiones que en ellos haces. Ahora estaba en ello, y de repente me apareció este post.
    No tenía ni idea de los casos de Carmen y Tania, por eso me he indignado tanto. Nadie tiene derecho a juzgar nadie, ni a hacer daño a alguien por se diferente (como sí eso fuese malo). Para mi es todo lo contrario, en la variedad está en el gusto y cada uno tiene que tener su esencia y su personalidad. Lo que me da rabia es que, como tu bien dices, hay gente que puede hundirse por ese tipo de comentarios dañinos. Así que por favor, seamos más respetuosos con los demás. Dejemos ser felices y así nosotros también lo seremos.

    Que bonita la historia de las imperfecciones de la vasija y por supuesto, tu como siempre, has demostrado en tus palabras tu gran corazón. Para rematar me han encantado las dos fotos mostrándonos tu manchita y cicatriz. Eso significa que no te importa lo que piensen los demás porque estás bien contigo misma. Eres preciosa por fuera, pero aún más por dentro.

    Es un placer poder conocerte Sara. Un abrazo

  • 2. Aran  |  20 septiembre 2014 - 15:48

    Me ha gustado mucho lo escrito; y aplaudo totalmente los valores que defiende.

    un saludo

  • 3. Inma  |  20 septiembre 2014 - 15:59

    Gracias Sara por este post, eres una mujer valiente, tus palabras pueden ayudar a mucha gente joven que te sigue, me ha gustado mucho guapa, un beso muy fuerte

  • 4. Ángela  |  20 septiembre 2014 - 16:00

    Hola Sara,
    Estoy de acuerdo en muchas cosas de las que dices en el post, pero hay mucho más que quejarse. Actualmente la mayoría de mujeres estamos encorsetadas todas queremos imitar a las famosas que salen en las revistas con sus barrigas planas y sus cuerpos esculturales. Quién es culpable de toda esta situación?? Me parece muy buena tu reflexión pero tengo que decirte que a todo esto llegamos por dejarnos llevar por la sociedad, claro yo gastó una talla 38 y me veo bien pero lo que más me sorprende que tu digas que no estas en tu talla cuando todos los españoles te hemos visto en las revistas este verano con biquini y con una figura envidiable, perfecta, inmejorable.
    Creo que no podemos sorprendernos de esta situación sí tu pensamiento es que no estas en tu talla. Sara hay mucha gente que te imita, te sigue, muchas chicas (como yo) para la que eres un modelo a seguir no digas que no estas en tu talla porque de esa manera promovemos cosas en nosotros mismos y en los demás que no queremos.
    Un saludo

  • 5. Lara  |  21 septiembre 2014 - 21:19

    Creo que Ángela no has leído bien lo que ha escrito Sara «Yo todavía no he recuperado por completo mi cuerpo de antes de ser madre. Me falta un poquito. Uso una talla más y me encuentro en el momento más feliz de mi vida. Por supuesto que me cuido para sentirme mejor conmigo misma y para estar sana. Claro que me gusta la ropa e intento ir mona y verme bien pero no podría vivir en un constante sacrificio sin darme caprichos, sin comerme una hamburguesa de vez en cuando, un helado después de comer o sin tomarme unas cañas con los amigos.»
    Antes de hablar hay que LLEER BIEN LO QUE QUIERE DECIR

  • 6. Silvia  |  22 septiembre 2014 - 15:29

    lo ha leído perfectamente.
    Sara está delgadísima y perfectamente recuperada después del parto.
    Se refiere a que: ¿de qué más se va a recuperar si así ya está bien?

  • 7. Gema Palomino Jaime  |  20 septiembre 2014 - 16:09

    Hola Sara,

    Es la primera vez que comento en tu blog el cual llevo siguiendo desde que empezaste. Tan solo quería felicitarte por este post en concreto porque me ha puesto los vellos de punta con todo lo que has escrito. Estoy de acuerdo contigo en todo lo que has dicho, y creo que todavía queda mucho trabajo que hacer para que una mujer deje de ser noticia en los medios por su talla, por si ha cogido kilos…en fin, ya sabes. Lo mejor es que todos podemos poner nuestro granito de arena, y ayudar a que este tipo de noticias dejen de tener interés o por lo menos que queden en la contraportada de una revista, en las últimas líneas de la última página, por ejemplo 😉

    Aprovecho para decirte que me encanta la manera en la que escribes. Te empecé a seguir en un momento difícil en mi vida. Tus post me transmitían mucha paz y me ayudaban a sentirme bien conmigo misma, y a darle la importancia necesaria a cada cosa.En definitiva me ayudaron a «superar» el bache por el que pasaba. Ahora ya todo ha pasado, es como si hubieras estado a mi lado cada viernes jeje. Muchísimas gracias.Y muchísimas gracias también por hacer cada post con tanto cariño, es un placer leerte cada semana. Sigue así 😉

    Un beso, y hasta el viernes que viene 🙂

  • 8. Bea  |  20 septiembre 2014 - 16:13

    Una y mil veces GRACIAS Sara

  • 9. criscanbel  |  20 septiembre 2014 - 16:13

    Te mereces un gran aplauso Sara! Increíble post.

  • 10. Ariane Sánchez Fernández  |  20 septiembre 2014 - 16:15

    Solo puedo decir: ¡Olé Sara!¡Eres grande!

  • 11. Waleska Samayoa  |  20 septiembre 2014 - 16:15

    Me encanto tu post!!! Gracias por compartirlo y ser tan cercana! un beso desde Guatemala!

  • 12. Elisabeth  |  20 septiembre 2014 - 16:18

    Ole, ole, ole y ole!!!
    No puedo dejar de alabar este post, es una vergüenza que hoy día sigan pasando cosas como las que les han pasado a Carme y Tania, increíble.
    Luego la sociedad se queja y se lamenta de las niñas o niños con enfermedades o trastornos alimenticios, qué quieren? Si vas a una tienda a comprar y la ropa es pequeña hasta para la barbie…
    Debería ser ilegal que cada tienda tenga un tallaje y que incluso en una misma tienda, tengas que comprarte cada pantalón de una talla.
    Igual es que soy de ciencias, pero no me parece tan complicado, una 40 mide 40 cm de cintura, punto, creo que los cm son una unidad de medida universal, no? Pues no consigo entenderlo la verdad, pero es que ya tener que soportar que te digan que un vestido ‘no es para ti’ y encima teniendo una 36!!! entonces para quién es? Sólo para personas enfermas? ASCO!! Eso es lo que siento yo con este tema.
    Y que una persona que es famosa, salga dando ejemplo, demostrando que se puede dejar de fumar despues de veinte años y lo único en lo que se fije la prensa y la sociedad es que ha cogido unos kilos! Pero estamos tontos? Esta mujer ahora está mucho más sana, y en cuanto quiera (si es que quiere) perderá esos kilos que ha cogido, que solo es asunto suyo!
    Pero cómo vamos a alabar su esfuerzo y valentía, no, mejor regocijarnos en cuatro kilos de más. Qué vergüenza de país!
    En cuanto a la modelo de sesenta años, ole ella!! Porque es guapisima, ya quisiera yo ese porte con treinta, cuarenta o setenta!
    Pero siceramente cuando veo esas cosas en algunos desfiles o algunos anuncio, me da que es más para obtener publicidad, que con un fin realmente bueno.
    Porque si quisiera representar que la belleza no tiene edad, ni raza, ni talla, no sacaría veinte modelos maravillosas y una señora de sesenta años (igual o más maravillosa que las demás, bajo mi punto de vista), sacaría modelos de la talla 36, 38 y 40, me da pena que los modistos no se tomen esto más en serio.
    En fin que un post maravilloso y que nadie nos diga como tenemos que ser! Somos perfectas como somos!!

  • 13. Susana  |  20 septiembre 2014 - 16:23

    Enhorabuena por este post porque hay muchas mujeres que ya estamos hartas de tanta perfección hipócrita.
    Y por cierto, déjate esa talla de felicidad porque sinceramente te sienta mucho mejor.
    Besos por ser valiente.

  • 14. Ou yeah!  |  20 septiembre 2014 - 16:25

    Hola Sara! es la primera vez q te escribo, aunq te digo desde el primer dia del blog. Me encanta tu manera de escribir siempre, pero hoy te has superado, pedazo de post, a nadie se nos tendria q olvidar nunca q nadie es más q nadie, q todos somos imperfectos, pro tb tenemos nuestras virtudes. Me pareces muy interesante y todo lo que nos cuentas nos ayuda. Mil besos!!

  • 15. Ainhoa  |  20 septiembre 2014 - 16:27

    Hola Sara!! Llevo mucho tiempo leyendo blogs y esta es la primera vez q escribo. Darte la enhorabuena porque con tus palabras reflejas perfectamente lo que muchas pensamos. Siempre miramos los defectos o imperfecciones, sin pensar en las.consecuencias que.puede tener en la otra persona. Pero como dice una amiga mía»a echarse capas de vaselina y que nos resbale todo». Lo importante es quererse y estar bien con uno mismo y lo que otros puedan decir…..pues para ellos. Sigue así, me gysta mucho tu blog y te siento mucho mas cercana. Animo y a por todas.!!!!! Un beso

  • 16. MartaSG  |  20 septiembre 2014 - 16:31

    Hola Sara!!! Este post es uno de los que más me ha gustado. Generalmente lo primero que la gente ve en otra persona es lo que le entra por los ojos. La belleza interior queda a un lado y esto no debería ser así. Tenemos muchos prejuicios.
    En mi caso no me gusta mi aspecto actual, tengo unos cuantos kilos de más… pero mañana es mi cumple, cumplo 30 y estoy decidida a cambiar. Me tengo que querer un poco más, ahora ando con la autoestima por el suelo.
    Muchas de las lectoras que leen tu blog están en plena adolescencia y si lo que les han dicho a tus compañeras se lo dijesen a ellas podría desencadenarse un serio problema.
    Bueno un beso.

  • 17. Noelia  |  20 septiembre 2014 - 16:33

    Qué grande eres Sara! Chapó.
    No solo utilizas este blog para hablar de moda sino también compartes con nosotros tus propias experiencias pero lo de hoy ha sido increíble, podemos promover la salud, la paz y miles de cosas buenas pero por desgracia esta sociedad solo se preocupa por la belleza y la delgadez.
    Un orgullo que utilices tu persona para ayudar en cosas como estas, gracias de corazón.

  • 18. M.Amparo  |  20 septiembre 2014 - 16:36

    Es la primera vez q escribo y lo primero decirte q me encanta tu blog… por la sensibilidad que emanas de cada post, y me gustaría saber de dónde viene. Tengo mi hermano con sindrome de down y las personas que tenemos un familiar así, ó de otra minusvalía, nos hace especiales y con mucha sensibilidad y empatia por todo lo que nos rodea.
    Cambiemos la forma de ver la belleza en este mundo tan superficial, pues lo más bonito es invisible a nuestros ojos.
    Como tú Sara, eres muy bella por dentro!!

  • 19. Erika  |  20 septiembre 2014 - 16:40

    Hola Sara, que gran razon el post de hoy. Aunque hay una cosa que me parece increible y es que no hayas recuperado tu figura… Despues de tods las fotos que hemos visto tuyas en verano con una figura envidiable….

    Hoy es mi cumpleaños y por ello queria pedirte si como regalo puedes coontestar a este comentario la proxima semana en el post de respuestas y decirme donde puedo encontrar las stan smoth de adidas negras
    He buscado por internet y nada.. Y vivir en un pueblo pequeno no las he encobtrado tampoco eb tiendas….

  • 20. Maritrini  |  20 septiembre 2014 - 16:42

    Gracias.

  • 21. Fany Contreras  |  20 septiembre 2014 - 16:42

    Hola Sara!Enhorabuena por este post,me ha encantado. Yo con 15 años tuve anorexia y,gracias a Dios y a la paciencia de mis padres,pude salir de ella y recuperarme por completo. La verdad que se sufre muchisimo y no es una tonteria,es una enfermedad mental que necesita de mucho apoyo y cariño. Me parece triste que, aun en el siglo que estamos, sea tan importante el aspecto fisico.
    Bueno y cambiando de tema,decirte que eres mi referencia,me encanta todo lo que haces,tu estilo y demas.Mucha suerte en todo lo que te propongas.Miles de besos.

  • 22. Lucia  |  20 septiembre 2014 - 16:43

    Ole, ole, ole…..que bueno! Me ha encantado.

  • 23. Aran  |  20 septiembre 2014 - 16:45

    Muy bien, Sara!!!!!!

  • 24. vanessa  |  20 septiembre 2014 - 16:46

    Hola!
    Maravilloso post! Muy interesante y una lección muy grande para todo el mundo. Hay que aceptarse tal y como uno es con defectos y virtudes.
    Es el blog que más me gusta de todos. Actualiza como antes 2 veces por semana por fii!
    Un besazo enorme

  • 25. Marta RC  |  20 septiembre 2014 - 16:47

    El mejor post que he leído en meses! Enhorabuena!

    Yo también he sido madre hace 5 meses y tuve la gran suerte de recuperarme en 10 días; gracias sobre todo a que he sido (y sigo siendo, cuando mi gordita me lo permite) muy deportista. Sé que hay mamis a las que les cuesta más esa recuperación, pero eso queda de lado cuando ves al bebé que has tenido y cómo te mira con esa carita.

    Ese tipo de diseñadores deberían verse primero a sí mismos, ya que no son para nada ningún ejemplo a seguir… ya me gustaría verlos a ellos con sus diseños… En fin, para mí ese tipo de gente no tiene ningún valor como ser humano.

    Un saludo muy fuerte!

  • 26. MARIA JOSE  |  20 septiembre 2014 - 16:48

    Hola Sara,

    Un aplauso a tu artículo, principalmente por los valores que promueve. Gracias por utilizar tu voz, y tu buen criterio para hacerlo llegar a mucha gente, puesto que tu tienes ese poder.

    Esa cicatriz de tu brazo..que te ocurrió?

    Es un placer leerte, y conocerte un poco, tienes mucho que mostrar y ofrecer! Felicidades!

    *Pd: me encantan tus botas y tus collares y pulseras, podrías por favor mostrarnos en el post de preguntas tus favoritas?

    Un saludo,
    María José

  • 27. Selene  |  20 septiembre 2014 - 16:51

    Siempre suelo estar de acuerdo contigo, pero hoy todavía más. Lo de Carme no lo había visto, pero me parece muy fuerte y muy desagradable. Algunos diseñadores dicen que no se valora su trabajo, gracias a Dios la mayoría no son como este, porque si no, ya saben porque no se les valora tanto. De lo de Tania me enteré por las redes sociales, y me quedé a cuadros. Es una chica guapísima y yo la veo estupenda, pero además, esa filosofia que tiene me encanta.
    Yo tengo 19 años, y rondo la talla 40-42. No estoy a disgusto con mi cuerpo, no considero que esté gorda ni mucho menos, pero la gente tiene detalles que hacen daño. Como dices, cuando estas fuera de los cánones de belleza que ha impuesto la sociedad, la gente puede hacerte sentir muy mal. Me considero una persona fuerte, y generalmente esas cosas no me afectan, pero hay días que estando más baja de moral, molesta un poco. Lo que realmente me da rabia son los problemas graves que pueden provocar. Conozco dos personas que han sufrido bulimia, las ha costado mucho salir, pero una hasta se siente «orgullosa», no lo ve como algo negativo, y no lo comprendo.
    En fin, yo creo que lo importante es estar agusto con uno mismo, pero sin llegar a estos extremos para conseguirlo. Palabras como las tuyas pueden ayudar a gente que esté pasando por estas situaciones, ya que, desgraciadamente, mucha gente se calla.
    Un besazo guapetona!