Cuando nadie me ve – Sara Carbonero » La importancia de saber desconectar

5 abril 2015

La importancia de saber desconectar

Son aquellas pequeñas cosas,
que nos dejó un tiempo de rosas
en un rincón,
en un papel
o en un cajón.

Aquellas pequeñas cosas.

Joan Manuel Serrat.

Desconectar, algo aparentemente sencillo pero que nos cuesta un mundo. Ese ha sido mi propósito para estas vacaciones de Semana Santa; «Ya verás como no lo consigues si te quedas en Madrid», «Ja, ¿a ver cuánto tiempo aguantas sin mirar el teléfono?». La verdad es que algunos amigos ya me lo advirtieron.

Como ya os he contado en alguna ocasión soy una persona nerviosa que la mayor parte del tiempo tiene algo en la cabeza. Siempre estoy maquinando e imaginando cosas aunque aparentemente no se me note. Por eso, cuando llegan estas fechas en las que la conversación más común es esa de:

-Y tú ¿qué vas a hacer estas vacaciones?
– Irme lejos, a la playa a desconectar de todo …

Yo siempre me pregunto, ¿y eso cómo se hace? Sólo lo veo posible si el primer día al llegar a la playa se me cayera el teléfono al agua y se lo llevara la marea.

Bromas aparte, con el paso de los años he descubierto que desconectar es posible y no hace falta irte a ningún sitio pero sí requiere un ejercicio mental y hay que trabajarlo. Cuando vivimos inmersos en una rutina frenética cuesta mucho frenar en seco. Ocurre lo mismo al contrario, cuando después de un mes de vacaciones tenemos que volver al trabajo, la adaptación se nos hace cuesta arriba. Hay que ir poco a poco cogiendo el ritmo de nuevo.
Entonces, ¿cómo se puede conseguir desconectar del todo en los 4 días libres de Semana Santa?

No sé si alguno habéis oído hablar de un libro titulado «Live a life you Love». Escrito por la doctora Susan Biali ofrece algunas claves para superar esa especie de síndrome de abstinencia al trabajo y la rutina diaria y consejos para desconectar de la realidad. Lo primero que cuenta el libro es que se sobreentiende que el smartphone “debe estar apagado y fuera de nuestro alcance”. (No iba yo muy desencaminada)

Después recomienda buscar el sitio ideal que sea capaz de descontextualizar a cada uno de su día a día. No hace falta irse muy lejos, puede servir cualquier parque o entorno natural, alguna cafetería sin nada que leer ni hacer.

Sin salir de casa también se puede desconectar. “Poner música a bajo volumen, tumbarse en el sofá y dedicarse simplemente a escuchar”. En este punto la doctora Biali no especificó un plan B para las casas en las que vive un niño de 15 meses ,-) .

Este libro sólo demuestra lo que os decía al principio, que hasta para desconectar hay que ser disciplinados y metódicos y marcarse unas pautas.

Las minivacaciones están a punto de llegar a su fin y puedo decir que me siento satisfecha. Tengo la sensación de haber disfrutado mucho del tiempo libre. He aprovechado para dar largos paseos por la Casa de Campo que ya está verde y preciosa, por el centro de un Madrid prácticamente desierto enseñándole a Martín mi barrio preferido. También para cenar en una de mis terrazas favoritas que normalmente está llena pero en estas fechas no hay casi nadie. He ido a la última sesión del cine, a comprar flores para la casa, he vuelto a coger la guitarra, he aprendido a hacer torrijas.

En fin, cosas cotidianas que me han servido para desconectar de la rutina. Y lo más difícil (lo he dejado para el final). He sido capaz de estar sin mirar el móvil unas cinco horas seguidas! (Eso sí, lo puse en modo avión) ,-)

Lo mejor de vivir sin prisas es que podemos pararnos en los detalles y darnos cuenta de que las mejores cosas de la vida no son cosas.

montaje

montaje2fotomontaje

montaje1

fotomontaje 2

semana santa

Las fotos de las procesiones son de mi pueblo. La Semana Santa de Corral de Almaguer está considerada de Interés Turístico Regional. El pueblo está precioso, la población se duplica en estas fechas. Más de 2.000 personas (entre cofrades, anderos y músicos) participan en las procesiones. Algunos de mis recuerdos más bonitos del pueblo son de Semana Santa, como cuando todas las amigas veíamos las procesiones desde el balcón de la casa de los abuelos de mi amiga Laura o cuando celebrábamos «la tortilla« la noche de Jueves Santo. Recuerdo ir sin dormir a ver la procesión de Los Morados y correr detrás de Los Pasos. La Semana Santa en Corral es arte, cultura, historia, fervor religioso y tradición.

El año que viene prepararé un post para que veáis como se vive de intensamente.

También he tenido ratitos para mi sola. Cobijarnos en nuestra propia nube de vez en cuando no viene mal, es necesario. Desconectar de todo para poder conectar con uno mismo. Dar gracias por lo que tenemos y pensar en lo que queremos conseguir o simplemente intentar poner la mente en blanco.

nada

Dos de las cosas que a mi nunca me fallan a la hora de meterme en mi mundo son la música y la lectura. Aprovecho para recomendaros un libro me regaló una buena amiga esta semana y me está dando muy buenos ratos. Se titula «Ja». La ciencia de cuándo reímos y por qué.
Se trata del primer libro que se toma en serio el sentido del humor, un elemento que hoy más que nunca es un arma y un mecanismo de supervivencia. ¿Sabíais que el actor Collin Firth hizo una importante aportación a la neurología? O ¿por qué Robin Lakoff, una conocida sociolingüista, además de feminista, dijo que «las mujeres no saben contar chistes y suelen estropear el final?». ¿A que no sabíais que el humor alivia (un poco) el hambre y alarga la vida? Todo esto y mucho más en este libro al que desde Financial Times definen como «una convincente defensa a favor del lado cómico de la vida”.

libro

libro2

Cuando se trata de música cada uno tiene sus grupos y canciones. Esas que le transportan y ayudan a evadirse solo con escuchar los primeros acordes. En mi caso nunca faltan en esa lista Dido, Yiruma, María Gadú (he descubierto recientemente la música de esta cantante y compositora brasileña), Bethel Music… Y un largo etc.

He interrumpido mi desconexión para contaros todo esto y deciros que ya estoy con las respuestas del mes. Esta semana las tendréis. Espero que hayáis cargado pilas estas vacaciones (los que las hayáis tenido) y que hayáis podido disfrutar de algún ratito de paz. Ojalá forméis parte del escaso 7% de españoles que apaga el teléfono movil en vacaciones. Si lo pensamos bien, hace no mucho tiempo vivíamos perfectamente sin él. Aquellos maravillosos años…

¡Un beso enorme!

«Habrá miles de razones para volar pero siempre habrá una que te atará al suelo»

 IMG_9221


235 Comentarios

  • 1. Clara  |  15 abril 2015 - 21:23

    Sara, a mí me resulta muy fácil desconectar, de hecho entre semana desconecto un par de días de las redes sociales y el móvil porque a veces me siento agobiada con tantos mensajes. Me cuesta más volver a la rutina después de unos día de descanso, y me gusta lo que hago, pero me acostumbro muy rápido a lo bueno jejeje…

    Saludos!!

    http://losantojosdeclara.blogspot.com.es/2015/04/crepes-con-pollo-y-champinones.html

  • 2. BENILDE  |  18 abril 2015 - 06:30

    Hola Sara: Desde luego que el teléfono móvil es muy util y nos aporta hasta cierta comodidad, pero …. ¿no eramos mas felices cuando solamente teniamos el teléfono fijo del cual no estabamos colgados todo el dia? Ahora estamos pendientes de las llamadas, de los correos, de los mensajes, de los WhatsApp yde toda la propaganda qie se nos cuela, total todo el dia pegados al móvil. Voy a intentar tener apagado el móvil de Apple

  • 3. BENILDE  |  18 abril 2015 - 06:39

    Hola Sara: Prosigo el comentario anterior donde decia que voy a apagar el móvil durante varias horas al dia para intentar desconectar y dedicarme solamente a leer (a mi me encanta), oir música y tratar de olvidar ptoblemas que nos acechan dia dia con estos tiempos que corremos. Si lo logro te lo contare. Un abrazo.

  • 4. Ana  |  18 abril 2015 - 09:40

    Hola Sara, hoy he descubierto tu blog y no quería «marcharme» sin decirte cuánto me ha gustado el ratito que he pasado leyéndote, cómo comunicas y lo que cuentas. Y además lo cuentas de manera positiva y que nos aporte a los demás. Gracias. Prometo volver

1 8 9 10