Cuando nadie me ve – Sara Carbonero » La historia de María

25 mayo 2015

La historia de María

No te robaré besos baratos,
iré poco a poco entrando
cambiando las cerraduras de las puertas
de tu pasado.
De mi pasado.

Besos Baratos. Diego Ojeda.

Este es uno de los post más difíciles que he escrito, de esos que según estás sentado delante del ordenador ni uno mismo puede creer que lo que escribe es real… Empiezo por el principio.

Hace unos meses la Policía Nacional se puso en contacto conmigo para ver si quería colaborar en una nueva campaña que iban a poner en marcha, la mayor campaña de concienciación en redes sociales y medios de comunicación contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual bajo el claim: «Con la trata no hay trato. Denúncialo”

sara-cartel-policia

Esta campaña, compuesta por vídeos, carteles, radio y televisión está pensada para implicar a todos los ciudadanos y especialmente a los clientes potenciales de estos servicios.

La ONU define la prostitución como la tercera actividad ilegal más lucrativa del mundo que genera ganancias cercanas a los 12 billones de dólares al año (las dos primeras son el tráfico de armas y de drogas).

El fenómeno de la trata de seres humanos ha sufrido un gran desarrollo sobre todo en las últimas dos décadas. A principios de los años 80, miles de mujeres extranjeras llegaron a Europa en busca de trabajo y mejores condiciones de vida. Pero debido a su situación de vulnerabilidad, irregularidad y pobreza pronto cayeron en organizaciones criminales dedicadas a la industria del sexo. En los años 90 el fenómeno ha adquirido enormes proporciones y no ha dejado de aumentar, aumentando también enormemente las mafias y redes dedicadas a este negocio por los grandes beneficios que produce.

Las Naciones Unidas, en su informe de Septiembre del 2000 cifraba en cuatro millones las mujeres que son vendidas cada año con uno de estos tres fines: prostitución, esclavitud o matrimonio; y en dos millones las dedicadas al comercio sexual.

Como podéis imaginar no tuve que pensar mucho la respuesta. Además de colaborar con la policía, algo fundamental y necesario, me pareció interesante dar difusión a un tema que todavía es bastante desconocido para mucha gente. Así que después de decirles que , me puse a recabar información, todo lo que os estoy contando ahora.

Las mujeres, normalmente en una situación familiar o económica precaria son captadas por compatriotas suyos en los países de origen aprovechándose de esa situación de necesidad, ofreciéndose a conseguir los documentos y a efectuar las gestiones necesarias para el traslado a nuestro país y la consecución de un trabajo digno, bien en el sector servicios, hostelería, como en el ejercicio del alterne, ya que casi nunca son advertidas de que su actividad también se va a ampliar al ejercicio de la prostitución, aunque en algunos casos, los menos, las mujeres son conocedoras de que van a ejercer la prostitución en nuestro país, pues a veces ya están desarrollando tal actividad en el suyo.

En casi todos los casos las mujeres son engañadas con las condiciones económicas y laborales en las que van a trabajar, siendo desconocedoras de que una vez aquí carecerán de libertad ya que tienen que pagar a la organización la «DEUDA» para poder dejar la actividad, recibiendo en muchos casos poco o ningún beneficio económico a cambio de sus numerosas horas de trabajo. Dicha deuda normalmente consiste en una cantidad de dinero astronómica y otras veces la cantidad, sin ser demasiado elevada se convierte en imposible de pagar debido al sistema de multas al que son sometidas las mujeres, las cuales son sancionadas con diversas cantidades por actos supuestamente realizados en contra de las normas de «la casa» y que pasan a incrementar esa deuda, logrando así que a la mujer se le obligue a estar vinculada a la organización por un tiempo más prolongado del que en un principio se les había hecho creer. La Policía tiene constancia de episodios en los que las mujeres desesperadas por no ver el fin de su cautiverio se han suicidado o arrojado por alguna ventana del local donde estaban forzadas.

trata-4

Las mujeres no permanecen mucho tiempo en cada local, ya que los clientes valoran la renovación de la oferta, por lo que es extraño que permanezcan más de tres meses en cada uno de ellos. Por ello, son trasladadas de un club a otro, entrando en una especie de circuito, lo que permite a todos los explotadores poder ofrecer siempre caras nuevas a sus clientes. Así también consiguen dificultar la labor policial.

Por último, si la explotación en locales o pisos es, por las condiciones de las víctimas, lo más parecido a la esclavitud de este siglo, las mujeres que son objeto de la Trata en la vía pública son sometidas a situaciones aún más denigrantes, por la higiene, seguridad, el tipo de clientela y el perfil del propio explotador, que se corresponde con una persona sin ningún tipo de escrúpulos ni remordimientos.

Después de conocer un poco más este tema pensé que lo mejor era escuchar el testimonio de primera mano de una de las víctimas de ese terrible mundo. Me puse en contacto con APRAMP, la asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida, y hablamos para ir una tarde a visitarlas. El jueves pasado quedé allí con María.

La asociación APRAMP tiene su centro en la calle Ballesta nº9 de Madrid. Nada más entrar ví a varias chicas cosiendo en una especie de taller… Me esperaban Rocío Nieto, la fundadora de la asociación hace ya más de 30 años, una mujer encantadora y cercana, y María José, una de las trabajadoras sociales a la que le encanta su trabajo. Me explicaron el funcionamiento y la historia de esta asociación y me presentaron a las chicas. APRAMP lleva a cabo un proyecto de Atención Integral a mujeres víctimas de Trata, lo que incluye un proceso completo de intervención, desde la toma de contacto con la mujer y su identificación como víctima de trata con unidades móviles a pie de calle, hasta que una vez recuperada accede al mercado laboral en España o retorna en condiciones de seguridad a su país de origen. Una vez identificada la víctima, APRAMP les presta todo el apoyo para hacer las gestiones y regular su situación, en definitiva, les proporciona apoyo en diferentes áreas de su vida.

collage-3

collage-5

collage-1

collage-6

Captura de pantalla 2015-05-25 a las 15.50.35

collage-4

La asociación abarca varias áreas de trabajo: social, jurídica, sanitaria, psicológica, formación y laboral.

Las saludé mientras pensaba en la terrible historia que había detrás de cada una de ellas. Algunas chicas no saben escribir porque las captaron muy pequeñas en el colegio y abandonaron sus estudios.

foto-saludando-chicas

Estaban allí, aprendiendo, sintiéndose útiles, riendo incluso, pero el camino hasta llegar al centro había sido una pesadilla. Entre ellas me impactó una niña de tan sólo 17 años que tenía un hijo de 3 o la de algunas chicas que habían sido vendidas por sus propias familias con apenas 15 años. Estábamos hablando de todo ello cuando apareció María. Nada más verla supe que ella era la chica a la que había ido a entrevistar. Se puso a nuestro lado y no dijo nada pero supe que era ella. Algo me decía que esa chica morena y guapa, tímida de ojos vivos estaba deseando contarme su historia para ayudar a muchas mujeres.

foto-con-todas

María es Rumana, tiene 28 años y llegó a España con 21. Fue captada en su ciudad, engañada por “su novio” (lover-boy) para venir a España. Primero estuvo en Ciudad Real y luego fue trasladada a Madrid. Estaba retenida bajo llave, siempre acompañada, sin poder moverse en libertad, amenazada por los proxenetas de recibir palizas tanto ella como su familia en Rumania. Durante más de un año fue obligada y forzada a ejercer prostitución. Estaba en la calle Montera controlada por tres personas, ahí conoció a las personas de la Unidad de Rescate de APRAMP y pudo escapar iniciando un proceso de recuperación integral.

Estos son los datos que tenía de María antes de sentarme con ella.

Entramos a una sala y nada más encender la grabadora me dijo: «Yo empiezo a contarte y tú luego ya me haces las preguntas, ¿vale?»

Me pareció buena idea. Estaba deseando escuchar esa historia, una historia que os dejo aquí tal y como ella me la contó:

«Yo tenía 20 años, trabajaba de camarera en un hotel en mi país, Rumanía. Un día conocí a un chico que solía venir a tomar algo. A simple vista no ví nada raro en él. Era educado y agradable. Empezamos a salir. Tenía un buen coche y dinero para todos los caprichos que él quería. Me sacaba once años así que pensé que tendría un buen trabajo. Además era hijo único y su madre, que era la contable del alcalde de mi ciudad, siempre estaba pendiente de que no le faltara de nada.

A los pocos meses de empezar a salir me fui a vivir a su casa, fue entonces cuando empecé a notar algo muy raro en su comportamiento. Primero vinieron los ataques de celos, al principio creí que era porque me quería mucho y no quería perderme pero la cosa fue agravándose.
Después de los ataques de celos llegaron las palizas, en la segunda que me dio me dejó una semana en la cama. Fue porque le dije que me apetecía salir con mis amigas, yo estaba acostumbrada a tener mi vida, mis amigas, mi independencia…

Me pegó con el puño en la espalda.

Al día siguiente llamó a mi trabajo y le dijo a una compañera que yo no volvería a ir nunca más, que el dinero que ganaba yo en un mes lo ganaba él en un día.
El siguiente paso fue quitarme las llaves de casa, la documentación y el teléfono, me dejaba salir de casa una vez a la semana, los domingos y siempre con él.

Cuando me quise dar cuenta de dónde me había metido ya era muy tarde. No podía escapar de casa porque estaba encerrada bajo llave y en el caso de ir a la policía de mi país, tampoco me creerían, en mi país la cultura es así.

trata-2

Mi familia no sabía ni sospechaba nada, pensaban que yo seguía trabajando donde siempre, mi novio me obligaba a llamarles todas las noches siempre con él al lado para que yo no pudiera decir nada raro. Incluso venían a casa, mis padres y mis hermanos. Ese día hacíamos la compra y cocinábamos como cualquier pareja, les hacíamos creer que todo era normal. Si éramos nosotros los que íbamos a visitar a mis padres él se venía conmigo hasta al servicio. No me dejaba sola ni un segundo, tenía todo el control sobre mí. Yo quería hablar con mis hermanos pequeños de sus novias y sus cosas, pero tampoco me dejaba. Me decía que si intentaba escapar me mataría, me metería en una bolsa de basura y me enterraría en el bosque. Nadie se enteraría.

Me tuvo encerrada tres meses en casa, el miedo me tenía bloqueada. No era amor, nunca lo fue, era el terror, las palizas que me daba cada noche. Los vecinos oían mis gritos pero nunca hicieron nada. Recuerdo que subían el volumen de la música o la tele para no escuchar los gritos. También le tenían miedo. Ahí me enteré de que mi novio, el príncipe azul que conocí tres meses antes en realidad era un proxeneta, formaba parte de una peligrosa banda que traficaba con drogas y con seres humanos con fines de explotación sexual. Incluso llegué a conocer a sus amigos. Venían a casa con chicas, las drogaban, les obligaban a tomar cocaína y después les pegaban. Nunca supe qué fue de esas mujeres.

Una de esas noches comprendí lo que estaba haciendo yo en esa casa, lo que estaba haciendo él esos meses conmigo: prepararme para lo que sería mi vida después.

Un día, no lo olvidaré jamás, eran las doce de la noche, me dijo: «vas a viajar a España». Mi reacción fue de sorpresa y de miedo. «Qué voy a hacer yo allí, si no conozco el idioma ni a nadie…». Me contestó: «sabes perfectamente de qué vas a trabajar allí». Me negué, empecé a gritar y a llorar, era horrible. Cogió un palo y empezó a pegarme desde las doce de la noche hasta las tres de la mañana. Grité y grité y nadie vino a ayudarme. Me hinchó toda la cara y el cuerpo…Tuve que decirle que sí, que iría a España. Me dijo que si hablaba con alguien iría a por mi familia, mataría a mis hermanos pequeños. Prefería pasarlo mal yo y que dejara en paz a los míos, le veía capaz de cualquier cosa.

Me compró el billete y me dijo que me estarían esperando en Madrid. Cuando estaba en el aeropuerto justo antes de pasar el control, me devolvió la documentación y el teléfono apagado, se acercó y susurrándome al oído me dijo: «cuidado que todavía no me he ido, te estoy vigilando».

Durante el vuelo sólo pensé en una cosa: que algún día sería capaz de escaparme, aunque me costara años, pasara lo que pasara. Tenía que salir de ahí.

Aterricé en Madrid, me estaba esperando una mujer que podría ser mi madre. Una gitana rumana muy corpulenta con una niña pequeña de unos 5 años. No me habló ni me dijo nada, volvió a quitarme el teléfono y la documentación, cogimos un ave para ir a Ciudad Real y no me habló durante todo el camino, sólo para decirme que el dinero que ganara sería la mitad para ella y la otra mitad para mi «novio» de Rumanía. En el caso de que yo necesitara ropa o alguna otra cosa ella me la compraría.

Llegamos a Ciudad Real a las once de la noche, le dije llorando que no quería estar ahí, que por favor me dejara marcharme. Me contestó que ya lo sabía y que había tomado medidas. Unas medidas que pasaban por encerrarme con llave en un bajo que tenía unas ventanas con barrotes, desde las cuales yo podía ver justo enfrente un edificio de policías. Ella me decía que no se me ocurriera ir a la policía, que tenía cuñados policías, otros abogados y que nadie me creería nunca porque yo sólo era una puta. Como mi comportamiento no era el adecuado me quitaron la calefacción y me daban de comer sólo una vez al día, a las nueve de la noche. Era mi castigo por no hacer lo que ellos querían. No me dejaban ver la tele y si lo hacía tenía que ser en rumano. No querían que aprendiera castellano bajo ningún concepto, no les interesaba. Las únicas palabras que necesitaba saber eran los precios de mis servicios sexuales.

En esa casa había otra chica conmigo, era rumana también. Vivíamos las tres con la niña pequeña. Trabajábamos 24 horas, siempre disponibles para cuando nos llamaran. Funcionábamos con anuncios en internet y en los periódicos. Tenía que estar preparada a cualquier hora, incluso dormía vestida para salir corriendo si nos llamaban.

trata-3

La primera vez fue horrible, no quiero recordarla. No hay peor sensación que tener relaciones con alguien que no quieres, lo pasé fatal. Además cuando iba a la casa de un cliente la señora se venía conmigo, se quedaba esperando al otro lado de la puerta oyendo todo, pegada a la pared, preparada para quitarme el dinero en cuanto terminara mi trabajo… Si el día se daba bien podía ganar entre 400 y 500 euros, no parábamos, eran 24 horas. Ella les decía a los hombres que yo no hablaba español (aunque la verdad es que lo entendía perfectamente). Una de esas veces un cliente notó que yo no estaba agusto, se me cayeron unas lágrimas. Me dijo que sabía que algo me estaba pasando, yo le hice gestos de que no con la cabeza para que se callara… Al salir, la señora empezó a gritarme e insultarme porque no lo había hecho bien. Yo tenía que sonreír y ese día no lo hice.

Cuando hacía algo mal, inmediatamente llamaba al chico de Rumanía para contárselo. Un día, se fue a por mi hermano. Intentó atropellarle con el coche a la salida del colegio pero mi hermano saltó y pudo escaparse. Él seguía con su mentira allí, visitaba a mi familia y les decía que yo tenía mucho trabajo, incluso consiguió a una chica con la voz parecida a la mía y hacía creer a mis padres que hablaban conmigo por teléfono. Todo un profesional.

En la casa de Ciudad Real estuve cerca de un año. Después, ellos discutieron. Se enfadaron, nunca supe muy bien por qué. Creo que él quería venderme y ella no quiso comprarme, yo no se lo puse fácil. Sé que pelearon por mi culpa.

A las once de la mañana de un día, la mujer me dio 180 euros, el dinero que había recaudado hasta esa hora y me dijo que me iba a Madrid. Le pregunté cómo sería capaz de llegar yo sola a esa ciudad, sin hablar nada de español, ni conocer a nadie. Me dijo que llamaría a un taxi y que yo me buscara la vida después.

Siete años después aún no sé cómo conseguí coger ese tren, sentarme en el sitio correcto y llegar a Madrid. En ese momento ya no pensaba en escaparme ni en nada, sólo en sobrevivir, en llegar a Madrid, fuera lo que fuera lo que me esperara allí. No conocía el idioma, la gente, no podía llamar a nadie por el miedo a que hicieran algo a mi familia. Nadie creería mi historia… Me habían repetido tantas veces que era una puta y que sólo servía para eso que me lo había creído. Me quitaron la autoestima, ya no la tenía.

Al llegar a Atocha me esperaba lo peor. Dos chicas estaban allí, eran las novias de unos amigos de él, el chico de Rumanía. Recibí una llamada suya diciéndome que tuviera cuidado con lo que hacía, con llamar a nadie. Me quitaron el teléfono otra vez, las chicas me dijeron que me iban a enseñar dónde iba a trabajar y me llevaron a la calle Montera. Me quise morir al ver la cantidad de gente que pasaba por allí. Cuando me contaron que tendría que estar allí quieta, sin hablar con nadie les dije que me iba, que cogía un autobús y me marchaba a Rumanía. Entonces llamaron a los novios, dos rumanos «4×4» que se sentaron delante de mí a insultarme y amenazarme. Me iban a estar vigilando.

Vivía en un hostal por la zona de Sol con muchas chicas y un montón de proxenetas. Oía las palizas que les daban a las chicas que traían poco dinero a casa al acabar el día. Ellos se gastaban ese dinero en salones de juego, se compraban teléfonos y ropa cara.

Mi actitud aquí tampoco fue la que esperaban. Los clientes veían en mi cara y mis gestos que no me quería ir con ellos, así que no hacía dinero. Una noche llegué a casa y casi me matan.

Por suerte este calvario no duró mucho, mi estancia en la calle Montera no llegó a un mes.

Casi todos los días veía cruzar por allí un coche con una chicas, se trataba de una unidad móvil de trabajadoras sociales de una asociación, APRAMP (entonces desconocida para mí) que recorrían las calles buscando chicas que estuvieran en mi situación, nos daban preservativos y nos ofrecían información. Bueno, lo intentaban porque la mayoría de las veces no podían acercarse debido a que estábamos controladas y vigiladas de cerca. El caso es que la mirada de una de esas chicas se me quedó marcada…Volví a pensar que tenía que escaparme de allí.

Y ese día llegó. Una tarde como otra cualquiera estaba en Montera. Me dí cuenta de que las dos chicas que me vigilaban estaban ocupadas a la vez con clientes, algo que no suele pasar, y dije: Ahora o nunca. Era mi oportunidad, si no lo hacía entonces me costaría años escapar de esa pesadilla. Salí corriendo con todas mis fuerzas rumbo a una comisaría que estaba a pocos metros. Sabía perfectamente donde estaba la comisaría ya que todos los días pasábamos andando por la puerta de camino del hostal a la calle. Entré y apenas supe qué decir, las tres palabras que había aprendido me sirvieron para que los policías me entendieran. Estaba nerviosa, asustada, me preguntaban que qué me ocurría pero no me salían las palabras. Cuando uno de los policías le dijo a otro: «Esta chica es de Montera»…rompí a llorar de alegría.

Puse la denuncia a las seis de la tarde, a las doce me llevaron a declarar y de ahí a un piso de protección de víctimas de la trata… Pensé que todo había acabado, es curioso pero no tuve sensación de alivio, el miedo seguía. Miedo por no saber qué iba a ser de mí, si vendrían a buscarme y volverían a llevarme a la calle, a lo mismo… Nunca he dejado de tener miedo hasta el día de hoy. «

entrevista-maria

Casi del tirón María me había contado su terrible historia, en un castellano perfecto, de manera serena y clara. Una historia que por desgracia tiene grabada a fuego y que no es la primera vez que contaba…

– ¿Cómo recuerdas esa primera noche en el piso de APRAMP para las víctimas? ¿Qué sentiste al ver a las chicas que vivían allí y que habían pasado por lo mismo que tú?

María: Me acuerdo de ver nada más llegar, la cara de Ana, una de las trabajadoras sociales que siguen en el centro. Todas son como nuestras madres. Jamás pensé que encontraría gente que me cuidara y me protegiera así. La adaptación con el resto de chicas fue muy fácil porque me vi reflejada en ellas. Empezaban a hablar y me di cuenta de que todas habíamos tenido vidas paralelas.

– ¿En qué ocupábais el tiempo allí? Me imagino que la labor de los psicólogos sería fundamental.

M. Yo enseguida me puse a aprender castellano, a los tres meses ya lo hablaba y entonces empecé con los psicólogos. Trabajé con una educadora, con los coordinadores. Después hice varios cursos: de restauración, textil, de geriatría…Todo lo que salía ¡lo hacía!

– ¿Cuándo llamaste a tu familia y cómo fue es llamada en la que les contaste todo lo que te había pasado?

M. Fue muy extraña. Mis padres lógicamente no daban crédito a lo que estaban oyendo. Ni siquiera sabían que estaba en España. Me repetían que era imposible, que ese chico era bueno y normal, incluso aseguraban haber estado hablando conmigo todo este tiempo. Les expliqué todo. Lo de las palizas, los encierros, que me había tenido que acostar con hombres que no quería… Mi madre entró en shock, se quedó bloqueada y me colgó, no supo reaccionar. Mi padre se fue a por él pero nunca lo encontró. Cuando desaparecí yo, desapareció él también. Mis padres pusieron una denuncia pero jamás le detuvieron por esta causa, dos años más tarde entró en la cárcel por el tema del tráfico de drogas pero ya ha salido.

– ¿Hablaste también con tu hermano?

M. Sí, hablé con él. Se puso a llorar y no quiso contarme lo del atropello entonces para no preocuparme más.

– ¿Y cómo fue el reencuentro con ellos en Rumanía?

M. Volví un verano y el reencuentro con mi familia fue bonito. Lo que ocurre es que a mí me han criado mis abuelos desde niña, con mis padres viví poco tiempo, apenas un año antes de que ocurriera todo esto. Cuando volví a mi pueblo hubo algo que no me gustó. Sentí que todo el mundo cuchicheaba… Los pueblos son así.

– ¿No te has planteado volver a vivir a Rumanía?

M. No, nunca. Ya no podría. La última vez que fui a mi país hace dos años me volví antes de tiempo. Tenía que estar quince días y regresé a Madrid a la semana. No sé si ha cambiado aquello o la que he cambiado soy yo pero ya no es lo mismo. Puedo ir de vacaciones pero nada más, me llena mucho más lo que tengo ahora aquí. Las chicas aquí conocen mi historia y me comprenden.

– Cuéntame lo que tienes aquí. Trabajas para esta asociación, APRAMP donde desempeñas una labor de «mediadora». Eres muy valiente…

M. Sí, al poco tiempo de llegar al piso de protección me ofrecieron un contrato para trabajar en la asociación como mediadora. Mi labor es hacer lo que hacían las chicas que te conté que salían por las calles, ¿te acuerdas? Salgo a la calle a buscar víctimas de la trata, a intentar sacarlas de ahí, rescatarlas. Por la noche vamos en coche y por el día paseando. Es una tarea muy difícil por lo vigiladas que están. Nos acercamos para darles preservativos, y folletos con información sobre sus derechos porque la mayoría no saben que los tienen. Les acompañamos al médico a hacerse reconocimientos. Y en el mejor de los casos, las animamos a denunciar y las ayudamos a escapar.

– Repito que eres muy valiente. Supongo que todo esto te traerá recuerdos nada agradables. En cambio, no se me ocurre nadie mejor que alguien como tú que ha pasado por esa experiencia para identificar a las víctimas…

M. Claro, yo las miro y sé lo que piensan sólo por sus caras. A veces intento hablar con alguna y me responde otra persona, la señora que la está vigilando. Entonces sé que esa chica está en apuros. De todas formas es algo que me ha costado, me costó cerca de un año ser capaz de volver a pasar por Montera. Gracias a Ana que vino conmigo la primera vez. Con ella también he vivido algún susto, nos han amenazado incluso por teléfono. Tenemos un teléfono de atención 24 horas para las víctimas en el que a veces nos amenazan, nos dicen que no nos metamos en sus cosas. Para las bandas organizadas las mujeres son mercancías que generan muchísimo dinero, no quieren que les fastidiemos el negocio.

– Supongo que aunque es una labor importantísima y gratificante a veces te hará sentir impotencia también por las cosas que tienes que presenciar

M. Muchísima. Varias veces hemos visto cómo en nuestra cara los proxenetas les quitan el dinero a las chicas o que ellas llevan 500 euros en el bolso pero no pueden gastarse nada para comer. Tienen que pagar entre 250 y 400 euros por ocupar un trozo de calle… Seis años después digo viendo allí a las chicas que estaban cuando yo ejercía. Algunas de ellas se me quedan mirando cuando paso por allí y me saludan. Al principio me miraban mal pero ahora me sonríen. Otra de ellas también consiguió escapar y estuvo aquí.

– ¿Cuál es la principal causa de que no haya más denuncias ?

M. El miedo, todas estas chicas tienen miedo. Miedo por lo que les pueda pasar a sus familias, sus hijos, sus padres. Hay veces que los proxenetas van a las casas de las chicas, le compran un regalo a sus hijos, se hacen una foto con el niño y se la enseñan a la madre mientras le dicen que tenga cuidado, que saben donde vive y que si se le ocurre escapar irán a por su hijo. Entonces prefieren sacrificar su vida por la de su familia. También tienen miedo de llegar a casa sin dinero, algunas no pueden entrar por la puerta hasta que no hayan conseguido 800 euros, de los contrario les espera una paliza.

– ¿Cuántas chicas podéis atender al día?

M. Entre 260 y 280 chicas. Hay muchísimas.

– ¿En qué consiste exactamente lo de las «deudas» que tienen que pagar estas chicas?

M. las deudas son una excusa para tenernos esclavas de por vida. Por ejemplo las nigerianas tienen que pagar 80.000 euros, las amenazan con hacerles vudú y cosas así. Las rumanas nunca terminan de pagar sus deudas. Cuando no ganan dinero con ellas las cambian por otras. Carne fresca como se suele llamar. Los hombres quieren carne fresca, cuanto más jovencitas mejor. Es una pena.

FullSizeRender blanco y negro

-Me contabas antes María que en algunos casos las chicas que consiguen salir de la prostitución se encuentran con otro problema que es desengancharse de las drogas.

M. Sí, yo en este tema tuve «suerte», nunca me obligaron a consumir creo que porque ni fumo ni tomo café y mi novio pensó que si lo hacía igual me mataba antes de lo previsto… Pero cada piso tiene sus normas. En algunos tienes que hacer un francés natural, en otro consumir cocaína… No puedes saltarte las reglas. Hay muchísimas chicas ejerciendo que están enganchadas.

-¿Y ahora qué María? ¿Cómo es tu vida?

M. Puedo decir que es una vida normal. Llevo dos años viviendo en un piso con una amiga, vengo aquí a trabajar. Bueno, y estoy con un chico…(sonríe)

-Te ha costado mucho volver a confiar en un hombre?

M. Muchísimo, cinco años exactamente. Pensaba que todos me llevarían a lo mismo. Cuando le conocí, empezamos a salir y empecé a confiar al cabo del tiempo, me sentía como un niño pequeño cuando aprende a caminar, era como la primera vez, sentí que volvía a caminar otra vez.

-¿Cómo es él?

M. Él es español, es un hombre muy noble, conoce toda mi historia. Me apoya y aconseja mucho. Y es muy paciente, a veces no sé cómo me aguanta. Supongo que por todo lo que he vivido a veces no puedo evitar estar a la defensiva, salto por todo. No me gusta que me diga cómo tengo que hacer las cosas ni nada que se parezca a una orden. En mi país, los hombres mandan y las mujeres obedecen.

-Me decías que tienes una vida normal, pero claro, eres testigo protegido de por vida…

M. Por eso te digo que normal normal no es. Soy testigo protegido, me llaman una vez al mes para ver como va todo, si he recibido alguna llamada rara o si ha pasado algo. Yo he pasado página pero lo que he vivido es algo que no se olvida, no se puede borrar. Ya no me hace daño pero es como una mancha que no sale. Da igual que estuviera relativamente poco tiempo ejerciendo, poco más de un año. Aunque sólo hubiera sido una vez te marca igual que si lo haces durante años. El calvario es el mismo. Las palizas, los insultos, lo que tienes que aguantar, la pérdida de confianza en tí misma es lo peor que te puede pasar en la vida.

-¿Cómo te imaginas tu vida dentro por ejemplo de diez años?

M. Bueno dentro de ese tiempo me imagino que me estaré asentada y tendré una familia, quizá niños. Me gustan mucho los niños, me encantan. Pero no soy de hacer planes a largo plazo, los hago de un día para otro, en Rumanía también tenía mis planes y mira dónde he llegado…

Terminamos la conversación después de más de dos horas y tengo que reconocer que habría seguido escuchando a María dos horas más.

Salimos de la sala para despedirme del resto de chicas a las que María definió como su familia. «Somos amigas, cada una tiene su cultura pero entre nosotras nos apoyamos, somos hermanas«. «Vuelve otro día», me dijo.

foto-final

Me fui, con un nudo en la garganta, con ganas de saber más… Y os confieso que esa noche me costó dormir, no podía parar de pensar en lo que me había contado María. Cuatro días después sigo dándole muchas vueltas. No puedo entender que en el siglo XXI sigan ocurriendo estas cosas. Seguro que todos los que habéis leído la historia de María sentís ahora la misma rabia, a veces cerramos los ojos ante realidades que sabemos que existen pero no queremos ver, a menudo pensamos que no podemos hacer nada para ayudar y más en temas tan complejos como el de la trata de personas. Esto no es así, hay algo que podemos hacer. Quizá no podamos erradicarlo de golpe pero sí intentar hacerlo visible. Debemos ser conscientes de las injusticias y denunciarlas. No lo olvides: CON LA TRATA, NO HAY TRATO.

Gracias María por tu valentía, tu fuerza y tu verdad sin paños calientes. Gracias también a Rocío, María José, Ana y todas las mujeres que forman parte de APRAMP desempeñando una labor tan bonita y a todas las chicas del centro por el detalle que con tanto cariño hicieron para Martín: Un delantal y un gorrito de cocinero. Menos mal que siempre aparecen los niños, que nos recuerdan todo lo bueno…

martin-1

¡Ah! Gracias también a todos los que habéis empleado vuestro tiempo en leer este post tan largo 😉 .

Ninguna mujer ejerce libremente la prostitución
Rocío Nieto


376 Comentarios

  • 1. Sandra  |  25 mayo 2015 - 19:14

    Un post estremecedor y duro pero que nos hace darnos cuenta de lo afortunadas que somos sólo por ser mujeres que podemos vivir en libertad. Siempre hay esperanza . Gracias Sara por concienciarnos.

  • 2. mica  |  25 mayo 2015 - 19:17

    Es imposible leer este post y pasar indiferente…que dura historia la de Maria y lo más duro es pensar que esto sigue sucediendo y que aunque se vea tan lejano todas como mujeres podemos ser victimas… queda un nudo en la garganta y lágrimas de impotencia desde que empece a leer la historia…
    Gracias Sara por traernos esta realidad tan de cerca, viendo con Maria y la agrupación que se puede salir adelante..pero que muchas mujeres todavia no lo lograron… y que lo hombres entiendan también que sin clientes no hay prostitución, ni trata…
    Saludos para vos desde Argentina, y un abrazo de mi parte a Maria!!! :*

  • 3. Andrea  |  25 mayo 2015 - 19:20

    Hora Sara. Te quería hacer una pregunta sobre este tema.

    Como bien ha explicado María ella está al tanto de quienes son las chicas que están pasado por la misma situación por la que ella pasó, lo que me hace pensar que la policía también debería saberlo. Por lo tanto, ¿por qué no pueden actuar ante estos casos? ¿Es necesaria la denuncia para poder actuar?
    Conociendo por donde se mueven estas personas, ¿no podrían hacer redadas u operaciones del estilo para liberar a esas mujeres?

    Un beso y un post muy especial 😉

  • 4. el trastero de cris  |  25 mayo 2015 - 19:22

    te aplaudo por los post, cada dia te superas!!!

    ¿Conoces esta nueva marca de camisetas? rojopiruleta Me encantan todos los modelos!!!
    http://eltrasterodecris.blogspot.com

  • 5. Ana  |  25 mayo 2015 - 19:23

    ¡Hola Sara!
    Esta historia pone los pelos de punta, es escalofriante. Por desgracia, son tantas y tantas las mujeres que en hoy en día están sufriendo el calvario que vivío María.

    Soy Trabajadora Social y sé lo difícil que es concienciar a la sociedad de problemas sociales tan invisibles como este. Me alegro de que utilices esta plataforma para ayudar a que las personas conozcan realidades y problemas que no salen habitualmente en los medios de comunicación.

    Un abrazo Sara

  • 6. silsaig  |  25 mayo 2015 - 19:26

    Hola, Sara:

    Acabo de terminar este artículo «tan largo» (ni me he dado cuenta hasta que lo has mencionado) y tengo un nudo en la garganta. Es indignante y vergonzoso. Con respecto a este tema, es inevitable sentir cierto «odio» hacia los hombres, puesto que si no hubiera clientes, se acabaría el problema… ¿quién puede pagar por sexo? ¿Qué tipo de persona es capaz de forzar a una mujer a mantener relaciones fuera de su voluntad? No alcanzo a comprenderlo.

    Muchas gracias por este relato sobrecogedor. Me gustaría saber si hay alguna forma de colaborar con esta asociación o de comprar los productos que venden.

    Martín está precioso, quiero un conjunto igual para mi pequeñajo.

    Muchos besos, Sara.

  • 7. Fatima  |  25 mayo 2015 - 19:27

    Hola Sara, de nuevo felicitarte por este post, increíble historia perfectamente contada, ojalá no pasaran estas cosas nunca.
    Enhorabuena por Slow Love!! He leído muchas críticas acerca del coste elevado de los artículos, consideró que la calidad hay que pagarla y el trabajo bien hecho también.
    Para cuando tu libro?? Y tu cuenta de instagram? Seré la primera en comprarlo!!!! Espero que pronto!

    Besos

  • 8. María  |  25 mayo 2015 - 19:28

    Pelos de punta y sin palabras… espeluznante se queda corto.

  • 9. Juliette  |  25 mayo 2015 - 19:28

    Hola Sara…
    Me has dejado sin palabras… Fue bonito, fuerte y muy triste. Me parece impensable que pueda pasar cosas asi en nuestra sociedad. Creo que es una realidad de la que todos somos mas o menos concientes, pero como todo lo que molesta, preferemos cerrar los ojos.
    Lo que esta claro es que no podré pasear mas por la calle Montera sin pensar en esto… Sin tener esta rabia por dentro…
    Gracias por este post, tambien he abierto un poco mas los ojos.
    Un beso enorme

  • 10. @saranolasco  |  25 mayo 2015 - 19:31

    Hola Sara! Uuufff….mira que he visto documentales, leído y escuchado estas historias mil veces, pero siempre me quedo sin palabras…es un sentimineto de odio, asco e impotencia el que me provoca…que me pone hasta de mal humor…yo, la verdad, que por Montera paso lo justo porque no me gusta lo que veo y no puedo hacer nada…Gracias por compartir esta experiencia y…espero que estuviera rico lo que preparaba tu pequeño..jeje un besazo a los tres. (Si se puede ayudar de alguna u otra forma a esta asociación u otra, dimelo, que yo estaría encantada de ayudar en lo que fuera)

  • 11. Alicia  |  25 mayo 2015 - 19:33

    Escalofriante, realmente me parece un relato de un valor y fortaleza extrema. Muchas veces no nos paramos a recapacitar lo que pasa más allá de nuestras narices y es tan triste ver que hay chicas que pasen por cosas así…es tan injusto que encima personas, bueno no se ni como se puede llamar a esa clase de gente que se dedica a comercializar así con otros seres…pero es indignante que al chico rumano que le hizo eso a María (en este caso) lo detuvieran por droga ahora este libre…. NO me quiero imaginar el terror con el que viven estas chicas….
    Un post para difundir Sara, muy bueno y bravo por María y dar a conocer su historia y sacarnos de la ignoracia a muchas personas.!!!

  • 12. Alicia  |  25 mayo 2015 - 19:33

    Escalofriante, realmente me parece un relato de un valor y fortaleza extrema. Muchas veces no nos paramos a recapacitar lo que pasa más allá de nuestras narices y es tan triste ver que hay chicas que pasen por cosas así…es tan injusto que encima personas, bueno no se ni como se puede llamar a esa clase de gente que se dedica a comercializar así con otros seres…pero es indignante que al chico rumano que le hizo eso a María (en este caso) lo detuvieran por droga ahora este libre…. NO me quiero imaginar el terror con el que viven estas chicas….
    Un post para difundir Sara, muy bueno y bravo por María y dar a conocer su historia y sacarnos de la ignoracia a muchas personas.!!!

  • 13. Lauriña  |  25 mayo 2015 - 19:39

    Increíble que esto pase en el 2015.
    Gracias por compartirlo.
    Un besazo como siempre Sarita!

  • 14. Marjorie  |  25 mayo 2015 - 19:45

    Imposible no estremecerse al leer las estadísticas y las palabras de alguien que ha pasado por ese infierno. Vivir como una esclava y con el miedo constante debe ser horrible y lo peor es que existen millones de mujeres en esta situación que no saben a quién acudir.

    http://www.mybeautrip.com

  • 15. cristina  |  25 mayo 2015 - 19:46

    Hola sara, vaya historia y una historia mas cerca de lo q pensamos… aprovecho para darte las gracias por poner voz a quienes no tienen

  • 16. Alicia  |  25 mayo 2015 - 19:46

    Ha sido un post increíble. Estoy harta de que la gente no conozca esta dura realidad y hable de la prostitución como algo divertido y escogido libremente por la «ambición de tener más dinero que si trabajaran de cajeras en un supermercado». ¿Qué mujer, en su sano juicio, vendería su cuerpo por esos precios miserables? Es una pena que no se haga más eco de la existencia de esta situación.

    De nuevo, te felicito por este sublime post. Creo que todas las mujeres deberíamos agradecértelo.

    Besos,
    Alicia

  • 17. Lizbeth Quintal  |  25 mayo 2015 - 19:48

    Buen día gracias a Dios que tu siendo quien eres te hayas preocupado por realizar una propaganda de este tipo, ya que no muchas mujeres modelos y con un nivel económico alto se toman la molestia de ayudar a su prójimo y desgraciadamente como mencionas en pleno siglo XXI, el ser humano es una bestia que cree ser superior a su semejante y utilizarlo como un objeto sin valor. Te agradezco mucho lo que haces bendiciones.

  • 18. María  |  25 mayo 2015 - 19:50

    Que rabia… Esas mujeres se merecen lo mejor.

    Gracias Sara por informarnos. La gente no sabemos apenas sobre estos temas, deberíamos tener más información. Que buena labor!!!

  • 19. ELEna de Troya  |  25 mayo 2015 - 19:51

    Sin palabras Sara!! Mientras lo leía seme ponían los pelos de punta, es increíble que hoy día hayan casos de trata de blanca y que no se pueda hacer nada, que seguro que sí se puede. Gracias a María por ser tan valiente, sincera y le deseo de veras una vida feliz y que aunque nunca olvide su pasado, sea capaz de superar esos miedos que le ha creado todo lo que ha vivido y que la cuiden y respeten como toda mujer se merece. Y a tí Sara por ser tan humana y tan especial, eres un ejemplo a seguir y te deseo toda la felicidad del mundo. Un beso grande!

  • 20. Sandra  |  25 mayo 2015 - 19:53

    Hola Sara,

    Te escribo desde Lima – Perú, te leo desde el inicio pero nunca te había escrito, hasta hoy que al igual que a todas las que te hemos leído hoy, me has dejado con un nudo en la garganta, además de la sensibilidad extra que tengo por el embarazo este tema me parece tan fuerte, irreal e injusto que casi terminé en lágrimas, menos mal pusiste la foto de Martín al final para sacarme una sonrisa (por cierto que grande está!) te cuento que este tema de la trata de personas y explotación sexual es algo que también pasa en mi país, específicamente en las zonas de la selva peruana, lamentable que las mujeres desde niñas se vean sumergidas en este mundo por sus propios familiares y entorno íntimo… lo importante para combatirlo es como tú dices darlo a conocer, trabajo en una agencia de publicidad y ahora estamos haciendo una campaña pro bono para ayudar a combatir esta horrible realidad, es gracias a difundir el trabajo de personas como las de APRAMP, de las ONG con las que estamos trabajando esta campaña, de Naciones Unidas y de las autoridades que realmente conseguiremos algo… y también gracias a personas como tú (y como mi madre que trabaja en Naciones Unidas acá en Perú ayudando a los jóvenes y adolescentes) que poco a poco se consigue un granito de arena para mejorar las vidas de estas personas.
    Bueno, nada más que felicitarte por tu blog, por toda la energía positiva que transmites en cada situación que escribes y felicitarte por la hermosa familia que tienes… saludos y cariños desde el otro lado del charco!

  • 21. Begoña cabrera  |  25 mayo 2015 - 19:56

    Mil gracias a ti por hacernos llegar este post y contarnos esta realidad tan dura y tan impune por desgracia ….una vez más, un post muy interesante y digno de leer….

  • 22. Ceci  |  25 mayo 2015 - 19:57

    Guauuu!vaya post…me he quedado fatal…buff…no se que decirtr mas que felicitarte por tu implicacion,es horrible que estas cosas todavia pasen.
    Un abrazo!

  • 23. Noelia  |  25 mayo 2015 - 19:58

    Hola Sara,
    Me ha gustado mucho tu post. Ha sido dura la historia de María. En mi trabajo una vez vino una chica a pedirme un vaso de agua y enseguida supe que aquella mujer no era feliz. Me dijo que ojalá pudiera estar en mi lugar porque tenía mucha suerte de tener un trabajo normal. Agradeció tanto que le diera un simple vaso de agua que a los pocos días volvió y me dijo con un brillo especial en sus ojos que tenía una entrevista de trabajo pero de un trabajo normal. No la he vuelto a ver, espero que esté bien y haya conseguido ese trabajo.
    Sara, cuando vuelves a casa después de un día como el que pasaste en la Asociación, qué se te pasa por la cabeza? Me imagino que no debe ser fácil conocer esas historias y más sabiendo que hay tantas mujeres sufriendo abusos.
    Me alegra que seas una chica involucrada en estas causas. Eso te hace aún más especial. Felicidades por el post. Un beso

  • 24. Lucía  |  25 mayo 2015 - 20:00

    Gran post Sara!uno de los mejores….me parece una gran causa esta!por cierto, Martín está enorme y guapísimo:)

  • 25. ROUS  |  25 mayo 2015 - 20:01

    Sin duda eres un ejemplo a seguir…. invoucrándote con tantos temas sociales, haciéndonoslos llegar de una forma amable y cercana y viviendo un poquito más de cerca la realidad que todos los días oimos y hacemos como q no vemos… gracias por tanto Sara!!!!!!