3 mayo 2015

“Como vaya yo y lo encuentre…”

Has perdido tu tiempo por mis ilusiones,
y cambiaste llorar por luchar en mi nombre,
por buscarme un lugar donde fuera valiente
para ser feliz conmigo mismo.

“Por ti”

El Canto del Loco.

Como ya sabéis no soy de celebrar especialmente días señalados ni fechas marcadas en el calendario pero pienso que son una buena excusa para decir esas cosas que a veces no decimos.

Quiero felicitar desde aquí a todas las madres, en especial a la mía. Lo mejor que me ha pasado es tenerla a ella. Si ya pensaba que como madre era insuperable, todavía es mejor como abuela. Gracias mamá por estar siempre, incondicionalmente, en lo bueno y en lo malo, por quererme tal y como soy, por quererme incluso antes de conocerme ,-)

Parece que fue ayer cuando me decías aquello “Como vaya y yo y lo encuentre…”. Siempre lo encontrabas, igual que siempre sabías lo que me pasaba sin tener que decirte nada y encontrabas la mejor medicina para todos mis males.

También quiero felicitar a todas las madres que meten la mano en el bolso buscando algo y lo que sacan es un chupete, un coche, una muñeca o un mordedor.
Que miran por el retrovisor de su coche y se encuentran con una sillita llena de juguetes.
Que antes de irse a trabajar están deseando que su hijo siga dormidito pero también que se despierte para darle un beso de despedida.
Que llaman a escondidas desde el trabajo para comprobar cómo está pasando el día cuando está malito, si le ha subido la fiebre y si está contento.
Que según abren la puerta de casa lo primero que quieren ver es la sonrisa de su hijo.
Que darían su vida porque alguien les asegurase que van a ser felices siempre…

Pero sobre todo a las madres que pensamos que no somos perfectas porque a veces no llegamos a todo: la casa, los niños, la compra, el trabajo… A las que nos toca lidiar con el remordimiento de conciencia cuando llegamos un día tarde a casa de trabajar y nuestros hijos ya duermen. Entonces nos sentamos en su cama, les acariciamos la carita, les besamos la frente, cerramos los ojos y les olemos… Nos sentimos culpables por no haber estado con ellos ese día, por no haber podido darles el beso de buenas noches. Estoy segura de que cuando crezcan, cuando sean mayores lo entenderán y estarán orgullosos de nosotras.

Sara día madre

“Una madre es capaz de dar todo sin recibir nada. De querer con todo su corazón sin esperar nada a cambio. De invertir todo en un proyecto sin medir la rentabilidad que le aporte su inversión. Una madre sigue teniendo confianza en sus hijos cuando todos los demás la han perdido. Gracias por ser mi madre”

Anónimo



169 ComentariosEnviado por: Sara Carbonero

Post Anterior Siguiente Post