20 septiembre 2014

BENDITAS IMPERFECCIONES

Y, mil a√Īos despu√©s, cuando otros gatos
desordenan mis noches de locura,
evoco aquellos ratos de torpes calenturas.
Y, aunque se que no era la m√°s guapa del mundo,
juro que era m√°s guapa, m√°s guapa que cualquiera

M√°s guapa que cualquiera
Joaquín Sabina

 

¬°Hola!
Esta semana el tema del post iba a ser otro, pero despu√©s de leer algunas cosas estos √ļltimos d√≠as no puedo mirar para otro lado.

La primera vez que se me removi√≥ algo por dentro fue a principios de semana. Acababa de meterme en la cama y me puse a leer el √ļltimo art√≠culo de mi compa√Īera Carme Chaparro en su blog. En √©l contaba c√≥mo unos d√≠as antes se enamor√≥ de un vestido. Lo quer√≠a para ir a un photocall, fue amor a primera vista. Total, que quiso prob√°rselo y cu√°l ser√≠a su sorpresa cuando el mism√≠simo dise√Īador de la prenda le quit√≥ las ganas dici√©ndole literalmente: “este vestido no es para ti‚ÄĚ

– Ah, ¬Ņest√° reservado? – pregunt√≥ Carme.
– No, pero no es para tu cuerpo. No te cabe.

Y as√≠, sin anestesia, el se√Īor dise√Īador del vestido le vino a decir a Carme que su ropa no estaba hecha para ella.

Si mientras le√≠a el texto me hubieran dicho que se trataba de una broma me lo habr√≠a cre√≠do. Lo primero porque veo a Carme todas las semanas. Precisamente es una de las mujeres que m√°s me ha impresionado por su asombrosa recuperaci√≥n despu√©s de ser mam√° de dos ni√Īas en apenas dos a√Īos. Coincidimos estando embarazadas, ella de su segunda hija y m√°s de una vez le he preguntado qu√© ha hecho para estar as√≠ de estupenda en tiempo r√©cord. La conoc√©is de verla en los informativos pero para que os hag√°is una idea, Carme tiene una talla 36. Pues s√≠, con una talla 36 ese vestido no era para ella. Cosa que me parecer√≠a igual de mal si hubiera tenido¬†cualquier otra talla.

Pero lo m√°s grave son las formas. ¬ŅQu√© formas son esas? ¬ŅC√≥mo puede alguien hablar as√≠ a una persona? (Para m√°s inri en este caso, a una clienta) ¬ŅDesde cu√°ndo un buen dise√Īador dise√Īa s√≥lo hasta la talla 36?

Me fui a la cama con todas esas preguntas.

S√≥lo dos d√≠as despu√©s, leyendo la prensa me encontr√© con la siguiente historia surrealista cuya protagonista es otra compa√Īera de Mediaset; Tania Llasera. Todos la conocer√©is por su buen hacer como presentadora, su simpat√≠a y su belleza, pero jam√°s la hab√≠a visto en tantas revistas como esta semana. Ni siquiera cuando La Voz tuvo el mejor estreno de un talent show en los √ļltimos diez a√Īos. Esta semana Tania ha sido noticia ¬°atenci√≥n! por haber cogido unos kilos al dejar de fumar. Encima se le ocurri√≥ ir a un desfile de Cibeles tan tranquila (v√©ase la iron√≠a). Eso, para algunos medios, ha sido algo noticiable y se han escrito unos cuantos titulares con la palabra “gorda” adem√°s de un sin fin de comentarios cobardes e hirientes en las redes sociales.

Me consta que Tania se lo ha tomado con filosof√≠a y ha respondido diciendo que para ella lo m√°s importante es la salud, haber dejado el tabaco despu√©s de 20 a√Īos, ¬°casi nada! Se siente sexy y sin duda lo es. ¬°Ol√©!

Carme y Tania son dos mujeres fuertes, bell√≠simas, seguras de s√≠ mismas y con la cabeza bien amueblada, pero ¬Ņos imagin√°is que esto le hubiera pasado a una ni√Īa de 18 o 20 a√Īos insegura, t√≠mida y vulnerable?

Probablemente estaríamos hablando del principio de algo muy grave. No hace falta que os cuente el tipo de enfermedades en las que desencadenan a menudo este tipo de situaciones. La anorexia y la bulimia están a la orden del día entre jóvenes que intentan cumplir los cánones de belleza establecidos por la sociedad.

Creo que la gente que hace sangre con este tipo de cosas no es consciente de los l√≠mites. Siempre he defendido las cr√≠ticas constructivas en cualquier √°mbito pero no puedo comprender aquellas que se refieren al aspecto f√≠sico de las personas. Probablemente la gente que pasa su tiempo escribiendo comentarios atacando el aspecto y las imperfecciones de los dem√°s no piensa que quiz√° el d√≠a de ma√Īana tengan hijos y a lo mejor sus hijos se convierten alg√ļn d√≠a en v√≠ctimas de estos ataques que pueden crearles en un momento de debilidad miedos e incluso traumas. No todas las personas somos igual de fuertes. Miramos a los dem√°s porque no sabemos mirarnos nosotros.

Yo todav√≠a no he recuperado por completo mi cuerpo de antes de ser madre. Me falta un poquito. Uso una talla m√°s y me encuentro en el momento m√°s feliz de mi vida. Por supuesto que me cuido para sentirme mejor conmigo misma y para estar sana. Claro que me gusta la ropa e intento ir mona y verme bien pero no podr√≠a vivir en un constante sacrificio sin darme caprichos, sin comerme una hamburguesa de vez en cuando, un helado despu√©s de comer o sin tomarme unas ca√Īas con los amigos.

No somos robots perfectos dise√Īados por ordenador. Y no es s√≥lo el tema del peso. En general, en nuestra sociedad, existe la tendencia de que nos disguste o veamos raro aquello que no es perfecto o se sale de los prototipos de belleza que estamos acostumbrados a ver. Gracias a Dios todos somos imperfectos, √ļnicos, aut√©nticos y especiales. S√≥lo hay que aprender a querernos tal como somos.

Otra cuesti√≥n fundamental es saber que no se puede gustar a todo el mundo. Ya lo dice el budismo: “intentar gustar a todo el mundo nos har√° infelices”. Pues eso.

El tema de las opiniones ajenas dar√≠a para extendernos mucho. Hoy quer√≠a contaros los casos de mis dos compa√Īeras. Ma√Īana podemos ser cualquiera de nosotras la que no encuentre talla en una tienda o a la que le llamen gorda, cuando lo que est√°s es sana.

Afortunadamente no todo han sido disgustos esta semana. Una de las mejores cosas que he visto en mucho tiempo ha sido el cierre del desfile de Andr√©s Sard√° en la Mercedes Benz Fashion Week, protagonizado por Alicia Borr√°s, una modelo de los a√Īos 60. Con 69 a√Īos y el pelo completamente blanco, la se√Īora derroch√≥ elegancia, estilo y sensualidad. La idea fue de Nuria Sard√°, la hija de Andr√©s, que seg√ļn sus propias palabras rechaza esa presi√≥n que supone igualar belleza con juventud.

Os dejo el video por si no lo habéis visto:

alicia_borras
Antes de terminar, hace mucho tiempo leí un cuento que hoy me viene como anillo al dedo. Dice así:

LA VASIJA ROTA

Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros.

Una de las vasijas ten√≠a varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba todo el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patr√≥n, pero cuando llegaba, la vasija rota solo ten√≠a la mitad del agua. Durante dos a√Īos completos esto fue as√≠ diariamente. Desde luego, la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sab√≠a perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfecci√≥n y se sent√≠a miserable porque s√≥lo pod√≠a hacer la mitad de todo lo que se supon√≠a que era su obligaci√≥n.

Despu√©s de dos a√Īos, la tinaja quebrada le habl√≥ al aguador dici√©ndole: ‚ÄúEstoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas s√≥lo puedes entregar la mitad de mi carga y s√≥lo obtienes la mitad del valor que deber√≠as recibir.‚ÄĚ

El aguador, apesadumbrado, le dijo compasivamente: ‚ÄúCuando regresemos a la casa quiero que notes las bell√≠simas flores que crecen a lo largo del camino.‚ÄĚ

Así lo hizo la tinaja. Y en efecto, vio muchísimas flores hermosas a lo largo del trayecto, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo entonces: ‚Äú¬ŅTe diste cuenta de que las flores s√≥lo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembr√© semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los d√≠as las has regado y por dos a√Īos yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Madre. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza.‚ÄĚ

Moraleja: Todos tenemos defectos, debilidades y cualidades y debemos sacar provecho de todos ellos, nunca debemos sentirnos menos o m√°s que otros, porque todos tenemos una meta que cumplir, un trabajo que hacer. Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Superarlas implica un trabajo personal profundo y comprometido.

vasija
Cuando leí el cuento pensé que así es. Todos tenemos nuestras grietas, nuestras cicatrices y heridas de guerra que hablan de nosotros, nuestras arrugas para recordarnos todo lo que hemos vivido, reído y llorado. Nuestros kilos de más o de menos para que no nos abandonemos y sigamos cuidándonos.

Francisco de As√≠s llamaba ‚Äúbenditas imperfecciones‚ÄĚ a los defectos que todos tenemos. Benditas porque nos ayudan a crecer, a ser tolerantes, a aprender, a re√≠rnos de nosotros mismos y, algunas, hasta son las causantes de que logremos ciertas cosas importantes en la vida.

 

brazo

Seguimos la próxima semana. ¡Un beso enorme!



1.198 ComentariosEnviado por: Sara Carbonero

Post Anterior Siguiente Post