21 junio 2016

Mi peque√Īa gran revoluci√≥n.

Y si un día me siento transformado
y decido reorientar la dirección,
tomaré un nuevo rumbo sin prejuicios
porque en el cambio está la evolución.

Dibujo en el aire, Chambao.

¬°Hola a todos!

Ten√≠a muchas ganas de dar se√Īales de vida por aqu√≠ y de contaros c√≥mo han sido estas semanas desde que naci√≥ Lucas.

Lo primero que quiero hacer es agradeceros todas las felicitaciones y muestras de cari√Īo. Como dije hace poco, mi beb√© es muy afortunado por tener a tanta gente que de alguna manera ya le quiere ,-)

A√ļn me cuesta creer que ya seamos cuatro. Al igual que me ocurri√≥ con Mart√≠n, cuando conoc√≠ a Lucas, sent√≠ que hab√≠a vivido toda la vida con las manos vac√≠as… Esta frase no es m√≠a, pero describe perfectamente ese momento. Lucas ha venido para completar el tr√©bol.

Nunca olvidar√© el momento en el que entramos por la puerta de casa con √©l en los brazos y nos estaba esperando Mart√≠n. Aunque ya hab√≠a conocido a su hermano en el hospital, creo que hasta que no lo vio llegar a casa no empez√≥ a comprender realmente lo que pasaba. Su cara de emoci√≥n, su risa nerviosa, sus ganas de tocarlo… Estuvo unos 15 minutos pegado al capazo sin separarse, s√≥lo mirando a su hermano. Entonces pens√© que lo m√°s dif√≠cil estaba hecho y que Mart√≠n hab√≠a encajado muy bien lo de tener un hermanito. ¬°Qu√© equivocada estaba!

No quiero dramatizar sobre este tema y sobre todo no quiero dar lecciones de nada. Solamente cuento mi experiencia, algunas madres la compartirán y a otras quizá les suene a chino. Para mí, sin duda, lo más complicado de estas primeras semanas con los dos peques en casa han sido los celos de Martín. Difícil porque yo no estaba preparada para ello. Me habían hablado del tema, de esos arrebatos incontrolados que a veces acaban en pellizcos al bebé, pero nadie me había contado que de un día para otro, a mi hijo le cambiaría el carácter radicalmente. No me habían hablado de su tristeza.

Los tres primeros días fueron así. Martín estaba triste, hasta el punto de que me pedía irse a la cuna temprano y se quedaba allí solo mirando al techo, pensativo. No quería saber nada de nadie. Esa escena me rompía el corazón. Puede sonar exagerado pero a pesar de estar inmensamente feliz con la llegada del bebé, un sentimiento de culpabilidad me rondaba, por no poder dedicarle ya todo el tiempo a su hermano mayor. El príncipe había sido destronado.

Afortunadamente esta tormenta emocional no ha durado demasiado. A base de hablar mucho con Mart√≠n, de explicarle la situaci√≥n con cuentos y ejemplos, de tratar de que se implicara en las en las rutinas del beb√© (me ayuda a cambiarle el pa√Īal, a ba√Īarle…) ha ido mejorando much√≠simo. Ahora nada m√°s despertarse busca a Lucas por toda la casa, cuando llora le da besos en la cabeza y le pregunta qu√© le pasa. A√ļn as√≠, no me puedo despistar un segundo porque continuamente vuelan por la casa juguetes y mu√Īecos que van directos al beb√©. Pero la mayor parte del d√≠a est√°n juntos en armon√≠a.

Lo bueno es que siento que poco a poco, las cosas se van colocando de manera natural. Con paciencia y mucho amor todo va fluyendo.

Yo, como os dije en un post anterior al parto, me encuentro bastante m√°s tranquila que la primera vez, con menos miedos y estoy disfrutando si cabe a√ļn m√°s de estos momentos √ļnicos.

Una de estas √ļltimas noches, estaban los dos dormidos (cuando esto ocurre siento que suena m√ļsica celestial) y no pod√≠a parar de mirarlos…Y me emocion√© -√ļltimamente lo hago mucho- pensando en el regalo que les hab√≠a dado la vida al tenerse el uno al otro. Quise parar el tiempo, porque crecen muy deprisa… Volv√≠ a sentir, que vivir es incre√≠ble por momentos como ese… Y poco despu√©s, aprovech√© para dormir yo tambi√©n ,-)

Mi peque√Īa gran revoluci√≥n no ha hecho m√°s que empezar…

sara-martin-2

sara-martin-1

sara-martin-3

Seguro que me dejo muchas cosas por contaros, así que lo haré antes de que acabe el mes en el post de respuestas.

 ¡¡Un beso enorme!!

“Nunca tenga la certeza de nada, porque la sabidur√≠a comienza con la duda”

Freud.



276 ComentariosEnviado por: Sara Carbonero

Post Anterior