Cuando nadie me ve – Sara Carbonero » BENDITAS IMPERFECCIONES

20 septiembre 2014

BENDITAS IMPERFECCIONES

Y, mil años después, cuando otros gatos
desordenan mis noches de locura,
evoco aquellos ratos de torpes calenturas.
Y, aunque se que no era la más guapa del mundo,
juro que era más guapa, más guapa que cualquiera

Más guapa que cualquiera
Joaquín Sabina

 

¡Hola!
Esta semana el tema del post iba a ser otro, pero después de leer algunas cosas estos últimos días no puedo mirar para otro lado.

La primera vez que se me removió algo por dentro fue a principios de semana. Acababa de meterme en la cama y me puse a leer el último artículo de mi compañera Carme Chaparro en su blog. En él contaba cómo unos días antes se enamoró de un vestido. Lo quería para ir a un photocall, fue amor a primera vista. Total, que quiso probárselo y cuál sería su sorpresa cuando el mismísimo diseñador de la prenda le quitó las ganas diciéndole literalmente: “este vestido no es para ti”

– Ah, ¿está reservado? – preguntó Carme.
– No, pero no es para tu cuerpo. No te cabe.

Y así, sin anestesia, el señor diseñador del vestido le vino a decir a Carme que su ropa no estaba hecha para ella.

Si mientras leía el texto me hubieran dicho que se trataba de una broma me lo habría creído. Lo primero porque veo a Carme todas las semanas. Precisamente es una de las mujeres que más me ha impresionado por su asombrosa recuperación después de ser mamá de dos niñas en apenas dos años. Coincidimos estando embarazadas, ella de su segunda hija y más de una vez le he preguntado qué ha hecho para estar así de estupenda en tiempo récord. La conocéis de verla en los informativos pero para que os hagáis una idea, Carme tiene una talla 36. Pues sí, con una talla 36 ese vestido no era para ella. Cosa que me parecería igual de mal si hubiera tenido cualquier otra talla.

Pero lo más grave son las formas. ¿Qué formas son esas? ¿Cómo puede alguien hablar así a una persona? (Para más inri en este caso, a una clienta) ¿Desde cuándo un buen diseñador diseña sólo hasta la talla 36?

Me fui a la cama con todas esas preguntas.

Sólo dos días después, leyendo la prensa me encontré con la siguiente historia surrealista cuya protagonista es otra compañera de Mediaset; Tania Llasera. Todos la conoceréis por su buen hacer como presentadora, su simpatía y su belleza, pero jamás la había visto en tantas revistas como esta semana. Ni siquiera cuando La Voz tuvo el mejor estreno de un talent show en los últimos diez años. Esta semana Tania ha sido noticia ¡atención! por haber cogido unos kilos al dejar de fumar. Encima se le ocurrió ir a un desfile de Cibeles tan tranquila (véase la ironía). Eso, para algunos medios, ha sido algo noticiable y se han escrito unos cuantos titulares con la palabra “gorda” además de un sin fin de comentarios cobardes e hirientes en las redes sociales.

Me consta que Tania se lo ha tomado con filosofía y ha respondido diciendo que para ella lo más importante es la salud, haber dejado el tabaco después de 20 años, ¡casi nada! Se siente sexy y sin duda lo es. ¡Olé!

Carme y Tania son dos mujeres fuertes, bellísimas, seguras de sí mismas y con la cabeza bien amueblada, pero ¿os imagináis que esto le hubiera pasado a una niña de 18 o 20 años insegura, tímida y vulnerable?

Probablemente estaríamos hablando del principio de algo muy grave. No hace falta que os cuente el tipo de enfermedades en las que desencadenan a menudo este tipo de situaciones. La anorexia y la bulimia están a la orden del día entre jóvenes que intentan cumplir los cánones de belleza establecidos por la sociedad.

Creo que la gente que hace sangre con este tipo de cosas no es consciente de los límites. Siempre he defendido las críticas constructivas en cualquier ámbito pero no puedo comprender aquellas que se refieren al aspecto físico de las personas. Probablemente la gente que pasa su tiempo escribiendo comentarios atacando el aspecto y las imperfecciones de los demás no piensa que quizá el día de mañana tengan hijos y a lo mejor sus hijos se convierten algún día en víctimas de estos ataques que pueden crearles en un momento de debilidad miedos e incluso traumas. No todas las personas somos igual de fuertes. Miramos a los demás porque no sabemos mirarnos nosotros.

Yo todavía no he recuperado por completo mi cuerpo de antes de ser madre. Me falta un poquito. Uso una talla más y me encuentro en el momento más feliz de mi vida. Por supuesto que me cuido para sentirme mejor conmigo misma y para estar sana. Claro que me gusta la ropa e intento ir mona y verme bien pero no podría vivir en un constante sacrificio sin darme caprichos, sin comerme una hamburguesa de vez en cuando, un helado después de comer o sin tomarme unas cañas con los amigos.

No somos robots perfectos diseñados por ordenador. Y no es sólo el tema del peso. En general, en nuestra sociedad, existe la tendencia de que nos disguste o veamos raro aquello que no es perfecto o se sale de los prototipos de belleza que estamos acostumbrados a ver. Gracias a Dios todos somos imperfectos, únicos, auténticos y especiales. Sólo hay que aprender a querernos tal como somos.

Otra cuestión fundamental es saber que no se puede gustar a todo el mundo. Ya lo dice el budismo: “intentar gustar a todo el mundo nos hará infelices”. Pues eso.

El tema de las opiniones ajenas daría para extendernos mucho. Hoy quería contaros los casos de mis dos compañeras. Mañana podemos ser cualquiera de nosotras la que no encuentre talla en una tienda o a la que le llamen gorda, cuando lo que estás es sana.

Afortunadamente no todo han sido disgustos esta semana. Una de las mejores cosas que he visto en mucho tiempo ha sido el cierre del desfile de Andrés Sardá en la Mercedes Benz Fashion Week, protagonizado por Alicia Borrás, una modelo de los años 60. Con 69 años y el pelo completamente blanco, la señora derrochó elegancia, estilo y sensualidad. La idea fue de Nuria Sardá, la hija de Andrés, que según sus propias palabras rechaza esa presión que supone igualar belleza con juventud.

Os dejo el video por si no lo habéis visto:

alicia_borras
Antes de terminar, hace mucho tiempo leí un cuento que hoy me viene como anillo al dedo. Dice así:

LA VASIJA ROTA

Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros.

Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba todo el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua. Durante dos años completos esto fue así diariamente. Desde luego, la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque sólo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole: “Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas sólo puedes entregar la mitad de mi carga y sólo obtienes la mitad del valor que deberías recibir.”

El aguador, apesadumbrado, le dijo compasivamente: “Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino.”

Así lo hizo la tinaja. Y en efecto, vio muchísimas flores hermosas a lo largo del trayecto, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo entonces: “¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Madre. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza.”

Moraleja: Todos tenemos defectos, debilidades y cualidades y debemos sacar provecho de todos ellos, nunca debemos sentirnos menos o más que otros, porque todos tenemos una meta que cumplir, un trabajo que hacer. Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Superarlas implica un trabajo personal profundo y comprometido.

vasija
Cuando leí el cuento pensé que así es. Todos tenemos nuestras grietas, nuestras cicatrices y heridas de guerra que hablan de nosotros, nuestras arrugas para recordarnos todo lo que hemos vivido, reído y llorado. Nuestros kilos de más o de menos para que no nos abandonemos y sigamos cuidándonos.

Francisco de Asís llamaba “benditas imperfecciones” a los defectos que todos tenemos. Benditas porque nos ayudan a crecer, a ser tolerantes, a aprender, a reírnos de nosotros mismos y, algunas, hasta son las causantes de que logremos ciertas cosas importantes en la vida.

 

brazo

Seguimos la próxima semana. ¡Un beso enorme!


1.198 Comentarios

  • 1. Teresa  |  29 septiembre 2014 - 20:39

    Hola Sara!!! Lo primero felicitarte por este post que ha sido increíble. Quería hacerte una pregunta…¿Has mirado algún abrigo para esta temporada? Quiero comprarme uno y no sé cómo ni dónde y me gustaría saber cuáles te gustan a tí. Muchas gracias y un besito a los tres!!!

  • 2. Maria S.  |  29 septiembre 2014 - 21:12

    Increíble post Sara!
    Es magnífico leer tu blog, me encanta como eres y como te expresas al redactar cada post. Decirte que sigo semanalmente tu blog fundamentalmente por consejos de moda para ir a la última, pero me llama mucho la intención este tipo de post porque te hacen ser una gran persona. A mi me has dejado sin palabras!!
    Si algún día vienes por Barcelona me gustaría conocerte, porque me pareces una mujer muy sencilla y real! Por último, quería hacerte una pregunta, ¿te inspiras en alguien a la hora de elegir tus looks?
    Un beso!

  • 3. Ana  |  30 septiembre 2014 - 01:44

    Este post vale oro. En las revistas siempre nos enseñan modelos, perfectas, guapísimas y, como no, delgadísimas .. da bastante pena como la sociedad solo se fijan en aquellas ” modelos ” dando prioridad a la belleza siendo igual en todos los sectores. Creas o no, le dan antes un trabajo a una ” con belleza” que sin, estando en las mismas condiciones. Vivimos en una sociedad que funciona así, y tú lo habrás podido comprobar. Aún así, alegra leer estos blogs motivantes. BENDITAS IMPERFECCIONES.
    Espero que lo sigas defendiendo.
    Gracias.

  • 4. Ines Fraga  |  30 septiembre 2014 - 02:13

    Ole, ole y ole!!!!!
    Qué agradable sorpresa… es la primera vez que leo tu blog.. y me has impresionado.
    Gracias por tus palabras. Yo sufrí y sufro en mi propia piel todo lo que relatas…sòlo porque pesas más de lo que “deberías”, y la gente que intenta herirte no sabe si es por enfermedad, medicación, genética, o por comerte 10 hamburguesas al día.. y a quién le tiene que importar?
    Tu relato lo explica muy bien.
    De nuevo.. GRACIAS! Y enhorabuena por tu trabajo. Sigue asi.

  • 5. Kelly  |  30 septiembre 2014 - 13:51

    Hola Sara,
    Creo que deberias dar el nombre de ese sinverguenza de diseñador para que el que tenga 2 dedos de frente nunca vuelva a comprar sus diseños. Karl Lagerfeld ya hizo a H&M retirar una coleccion firmada por el, por que se dio cuenta que vendian tallas de la 34 a la 44… Y H&M se hizo eco de la noticia…
    Lo peor NO es lo que le hacen a mujeres como tú, Carme o Tania, que sois fuertes y teneis mucha gente alrededor que os confirma que sois maravillosas mujeres esteis como esteis.. Lo peor es para las mujeres que se quedan solas ante el proble y que se van haciendo cada vez mas pequeñas y acaban enfermando mientras esta sociedad las “aplasta” por no tener una talla 36.

  • 6. OLGA  |  30 septiembre 2014 - 14:08

    Buenos dias. Lo primero de todo quería felicitarte por tu blog. Es maravilloso poder leer lo que escribes y sobre todo, como lo haces.
    Me gustaría comentar algo sobre este tema en porque creo que hace mucho daño a la sociedad,no solo alas más jóvenes.
    Ir de conpras y ver que en zara una talla 36 es lo normal, que una talla M es para una mujer de 52 kg…pone de muy mal genio. La gente”normal” no somos tan guapas, ni tan estupendas, ni tenemos tantas posibilidades para invertir en nuestro cuerpo.
    A pesar de ser madurasy menos vulnerables que las adolescentes también nos duele no sentirnos bien.
    Tu hablas de no estar igual que antes de dar a luz…pero…. Cuantas nos cambiaríamos por estar asi.
    Gracias por tu apoyo.

  • 7. Estela  |  30 septiembre 2014 - 14:51

    A mi lo de la gordura y el vestido me pasó con la diseñadora Helena Mareque. La primera diseñadora a la que voy para mi vestido de novia, con toda la ilusión que ello implica, y me dice básicamente que el modelo que me gusta está hecho para chicas “más bien delgadas”
    (nota: mido 1.70 y pesaba 56kgs…)

  • 8. Estela  |  30 septiembre 2014 - 14:53

    A mi lo del vestido me pasó con la diseñadora Helena Mareque. La primera diseñadora a la que voy para ver mi vestido de novia, con toda la ilusión que ello conyeva, y me dice que los modelos que a mi me gustán están hecho “para chicas más bien delgaditas”.
    (nota: mido 1.70 y pesaba 56 kgs…)

  • 9. Marian  |  30 septiembre 2014 - 17:14

    Buenas tardes Sara!! Sobre este post tengo que decir que olé olé y olé…..me quedo sin palabras. Yo tengo estas medidas: 89-56-89 y os preguntareis …si es casi perfecta, no?. Pues no es lo que parece …con el pequeño detalle que mido 1.50 cm…..pero sabes qué? …que yo me encuentro estupenda y lo más importante es eso, que te veas tú bien aunque con un poco de tacón mido 1.62,,,jejeje. Quiero decir que la belleza de cada una, reside en el alma de la persona…..y no es necesario buscar la perfección porque lo unico que tienes que encontrar es estar bien contigo misma, sentirte feliz. Quiero decir también que hay personas que están delgadas por genética y por mucho que coman no engordan(como yo)….y la verdad que cuando te dicen:……uyyy que delgadita estás…..que sepais que a veces también sienta mal como cuando dicen: …uyyy que gordita estás. Un saludo

  • 10. Rita  |  30 septiembre 2014 - 18:00

    Hola sara!! Este post me ha parecido increible, hoy estaba baja de moral y me la has subido muchisimas graciias 🙂

  • 11. Niki  |  30 septiembre 2014 - 22:46

    ¡Hola Sara!
    Es la primera vez que leo tu blog, y este post me ha llegado.
    Yo sufrí en mi adolescencia por no ser ‘la chica perfecta’ que me vendían en revistas y demás medios de comunicación. No era precisamente una chica esbelta y tenía mi cara llena de espinillas, y claro, eso no es ser perfecta a los ojos de esta sociedad tan selectiva y elitista. Pero bueno, llegas a un punto en el que vas pasando y pasando de las demás personas y sus prejuicios, y lo olvidas, en parte. Aunque hay veces que te llega un bajón y necesitas leer algo constructivo como ese cuento tan maravilloso que has subido. Me gustaría saber dónde puedo conseguir ese tipo de cuentos que nos ayuden a subir la moral en todos los sentidos…

  • 12. Laura  |  1 octubre 2014 - 11:17

    Hola Sara,

    Es la primera vez que leo tu blog quiero que sepas que me has sorprendido muy muy gratamente porque a parte de desmentir todo lo que se suele decir alrededor de tu fama y tu belleza, te me acabas de descubrir como una gran escritora, transmisora de sentimientos y una mujer con la cabeza muy bien amueblada. ha sido emotivo e instructivo leerte. Estaré esperando cada semana tu post.

    A mi personalmente, toda tú me pareces una belleza!! pero tu pelo es una de las cosas que más me gustan…y te quería preguntar… que peluquería me recomiendas para hacerme tus mechas?….Un beso y enhorabuena por esta magnífico post!!!

    Laura.

  • 13. Nuria  |  1 octubre 2014 - 14:13

    Gracias por este post. Un ejemplo para tod@s.

  • 14. melibea  |  2 octubre 2014 - 12:54

    Enhorabuena Sara… Es uno de los post que creo que no se me olvidarán. El cuento, maravilloso. Un beso desde Pedro Muñoz.

  • 15. r  |  2 octubre 2014 - 13:40

    Fabuloso Sara, muchas gracias por el post.

  • 16. marie ruiz  |  2 octubre 2014 - 16:34

    No hay palabras para describir este post no se que es mas bonito las palabras que has puesto que me han emocionado o como eres interiormente,se que a traves de esa pantalla de television hay una chica que es un sol,queria decirte que gracias por hablar asi de bien de todos,cada uno de nosotros somos unicos e irrepetibles ¡¡ Tenemos que aceptarnos tal y como somos y la sociedad nos lo agradecera ya que se fijaran en nosotros y no en nuestros defectos,recuerdo que mi abuela siempre me decia ” Nadie es perfecto ” Y cada dia que va pasando voy dandome cuenta que tenia toda la razon del mundo,todos tenemos nuestros problemillas. La verdad que tus palabras me han conmovido. Tienes un corazon enorme ♥ Ayer fué Tania Llassera a salvame y no lo pudo hacer mejor ir alli sin cobrar nada solo para dar consejos y que las personas no tengan ningun trastorno alimenticio,conozco una amiga gran amiga que sufrió mucho por eso y en un par de meses te hablo de 4 todo un record pudo volver a estar como antes,entre todos le ayudamos pillamos a tiempo su trastorno si no no sé que hubiera pasado…Estubo leyendo bastantes libros de autoayuda y trastornos alimenticios,casi todos los dias tenia a una persona con la que poder desaogarse y que le aconsejará entre todos pudimos ayudarle a ser un poco mas feliz,ahora mismo ella esta como las rosas se quiere un monton y gracias a todo lo que paso tiene su autoestima muy alta.Me gustaria que me insertaras para tu proximo post de preguntas un libro bonito para poder leer,Un beso

  • 17. Tere  |  2 octubre 2014 - 19:06

    Simplemente… Me encanta!

  • 18. Nadine  |  2 octubre 2014 - 22:03

    Buenas Sara!!! No hay palabras para describir este post. Lo cierto es que la sociedad en la que vivimos es bastante cruel y solo nos fijamoa en el fisico y no en el interior de la persona. Esa cicatriz como te la hiciste?? La verdad que me ha sorprendido porque nunca te la he visto pero igualmente sigues siento una mujer 10. Muchos besos

  • 19. silvia  |  2 octubre 2014 - 22:17

    Hola Sara! Me encantan tus post y hoy he decidido escribirte por primera vez. Antes de nada, quiero felicitarte por esta entrada que has hecho en el blog. Además de demostrar que eres una compañera estupenda, has demostrado también que se puede ser bellísima sin ser perfecta.

    También me gustaría saber tu opinión sobre la cirugía refractiva. Tengo bastantes dioptrías de miopía y he ido a hacerme las pruebas. En mi caso, no es posible el láser sino que deben colocarme la lente intraocular. La verdad es que estoy un poco dudosa.
    Tú has dicho que también tienes bastantes dioptrías, te has planteado la cirugía?. Muchas gracias de antema no por tu respuesta!. Un besito fuerte (otro para Martín! es un muñequito).

  • 20. Isita  |  3 octubre 2014 - 10:18

    Hola Sara!!
    Nunca había escrito aquí a pesar de que te leo pero este blog hay que agradecértelo.
    Es muy importante en la sociedad en la que vivimos, y que por desgracia pasan estas cosas de las que hablas, que personas como tú, que sois un referente para las niñas en esa edad complicada para estos temas, dediquen un ratito de su tiempo (que supongo que no será mucho) a hablar de esto.
    Espero que todas todas lo lean y que se den cuenta que esos prototipos que se buscan no son sanos y tampoco bonitos, más bonito es comerse ese helado del que hablas jaja
    Un besito y gracias! 🙂

  • 21. lilith  |  3 octubre 2014 - 21:40

    Querida Sara, me alegra que salgas en defensa de Tania, que es fantástica. Pero desde dejame aclararte que unos kilos de, lo que se considera, de más no son ninguna imperfección y al compararlo con tus cicatrices demuestras que no has entendido nada.
    Me pareceis estupendas tanto tú como Tania, que quede claro. Pero tu manera de posicionarte no es la más adecuada.
    Un beso.

1 44 45 46