Cuando nadie me ve – Sara Carbonero » SOMOS RECUERDOS

20 diciembre 2014

SOMOS RECUERDOS

Desde el balcón la ví perderse
en el trajín de la Gran Vía.
Y la vida siguió
como siguen las cosas
que no tienen mucho sentido.
Una vez me contó
un amigo común que la vio
donde habita el olvido.

Donde habita el olvido
Joaquín Sabina

¿Qué es la vida sino un montón de recuerdos? Desde que somos niños vamos acumulando en nuestra cabeza recuerdos de momentos, vivencias, conversaciones, situaciones… En la primera etapa de nuestra vida esos recuerdos son sobre todo del colegio, amigos, cumpleaños, el primer beso… Después llega la adolescencia y los recuerdos giran en torno a los viajes con esos amigos, el instituto, conciertos, nuestro primer amor… Según nos vamos haciendo mayores, los recuerdos conviven con las responsabilidades de trabajo, familia, preocupaciones… Pero siempre están ahí y podemos tirar de ellos en los malos momentos. ¿Quién no ha cerrado los ojos alguna vez para viajar a aquel verano inolvidable de hogueras en la playa, baños nocturnos y noches mirando el cielo lleno de estrellas o a aquellas navidades en casa de los abuelos, cuando todavía estábamos todos?

Después de la adolescencia afrontamos la etapa de la madurez donde los mejores recuerdos que acumulamos son los que traen a nuestra mente el nacimiento de nuestros hijos, su primera carcajada, sus primeros pasos… Y al final nos llega la vejez, una época en la que los recuerdos cobran un papel importantísimo porque resumen toda nuestra vida, porque se ven con la perspectiva de una vida ya vivida y de la sabiduría que dan los años. Seguro que todos en alguna ocasión nos hemos sentado con nuestros abuelos a escuchar historias de cuando ellos eran pequeños, de cuando tuvieron a nuestros padres. Relatos en los que se les iluminan los ojos hablando de las cosas que usaban para jugar, de las chicas con las que salían o de cómo desde muy pequeños acompañaban a sus padres al campo.

¿Y si de repente nos fueran quitando poco a poco los recuerdos de toda una vida? Imaginaos que un día os levantáis de la cama y ya no os acordáis de una cosa tan sencilla como ataros los zapatos o de dónde está vuestro cuarto. Imaginaos que pasan los días y cada uno de ellos os acordáis de un poquito menos. Sin entender el porqué, pero siendo plenamente conscientes de que algo ocurre, todo se empieza a borrar de vuestra mente con una crueldad tremenda, sin pedir permiso para llevarse de golpe todos los recuerdos de una vida. Imaginaos que al cabo de no mucho tiempo os encontráis con que os cuidan, os hablan, os dan de comer y os pasean unos extraños que a ratos son vuestra familia pero otras veces alguien a quien no habéis visto jamás. Por último imaginaos que llega un día en el que no os conocéis ni a vosotros mismos. Vuestro nombre, vuestra familia, vuestra infancia, juventud y madurez se han ido esfumando. Aquello que era el centro de vuestras vidas, los recuerdos han desaparecido dejando una mente vacía de imágenes, olores y sonidos, unos ojos perdidos que buscan el horizonte.

¿Os imagináis que os pasara algo así? Terrible ¿verdad? Pues esto es el Alzheimer, una devastadora enfermedad que puede atacar a cualquiera de nosotros para arrebatarnos nuestro tesoro más preciado.

Cada año se detectan en el mundo 4,6 millones de nuevos casos, o lo que es lo mismo, cada siete segundos una persona es diagnosticada de dicha enfermedad. En España hay alrededor de 1,2 millones de enfermos de Alzheimer, pero no sólo ellos padecen los efectos de la enfermedad, también los familiares que conviven con ellos. En total entre enfermos, familiares y entorno directo, en nuestro país hay alrededor de 6 millones de personas afectadas por esta enfermedad. Es la epidemia del siglo XXI.

Os voy a contar una historia, real como la vida misma. Esta semana he conocido a su protagonista, Toni, una mujer de 69 años luchadora, fuerte y bellísima que hace tan sólo tres meses ha perdido a su marido, enfermo de Alzheimer.

Toni pertenecía a una familia acomodada. Con tan sólo 19 años se casó enamoradísima con Javier, que tenía 29. Él era un hombre trabajador, comprometido y conservador. Tras muchos años de duro trabajo consiguió dar a su familia una buena vida, cómoda, sin dificultades económicas, por lo que Toni no trabajaba fuera de casa sino que dedicaba su vida a cuidar de su único hijo. Les gustaba mucho viajar, disfrutar de la vida y hacer regalos a los suyos. Eran muy felices, él con sus negocios que había ido construyendo desde la juventud y ella ocupándose de su hijo, su nuera y sus tres nietas. Toni nunca se metía en los asuntos del trabajo de su marido, tenía plena confianza en él pero hace aproximadamente ocho años empezó a observar comportamientos extraños en él; se escondía para hablar por teléfono, a veces no llegaba a la hora habitual y había momentos en los que le notaba ausente. Ella pensó que se debería a algún problema de trabajo, no se preocupó demasiado.

El tiempo fue pasando y esos momentos de ausencia cada vez eran más frecuentes. Toni notaba que Javier decía cosas sin sentido, no seguía las conversaciones con normalidad y empezó a preocuparse. Esto fue hace 8 años, la primera vez que fueron al médico para ver qué podía pasarle a Javier, pero entonces no le diagnosticaron la enfermedad. El Alzheimer es muy difícil de identificar cuando está empezando.

Dos años después la situación era insostenible. Toni estaba nerviosa, sabía que algo no iba bien, recibía en casa cartas y notificaciones relacionadas con la empresa de su marido, que cada día estaba más distante y al que le costaba decir cosas coherentes. Habló con su hijo y le dijo que estaba pasando algo gordo y que quizá ya era tarde. Así que volvieron a ir al médico y tras varias pruebas y tests confirmaron la terrible noticia. Javier tenía Alzheimer, la enfermedad fue apareciendo sutilmente y eso le causó graves problemas en el trabajo, hasta llegar a perder por completo todo lo que tenían, lo que habían construido a lo largo de toda su vida. Todos sus esfuerzos y sus desvelos no pudieron combatir los efectos de la enfermedad. Toni y Javier se quedaron sin casa, sin nada, en la calle. Los ahorros de toda una vida desaparecieron y no había vuelta atrás. Pero lo peor no fue eso, sino que a la vez, la enfermedad avanzaba a pasos agigantados. Javier estaba perdido y su memoria desapareció casi por completo. Hace dos años tuvo que ingresar en un centro especializado y la vida de su mujer dio un giro de 180 grados. Toni se puso a trabajar por las mañanas para poder visitar a Javier todas las tardes en la residencia, esa era su razón de vivir.

El 7 de octubre Javier se fue para siempre y a Toni lo único que le ha quedado es un gran vacío…

Sara_Toni_1

Sara_Toni_2

Sara_Toni_3

Sara_Toni_BN

Mientras tomamos un té y me cuenta esta historia, se le humedecen los ojos.

Él ya sabía que le pasaba algo grave, cuando fuimos al médico me repetía : “Toni, mi cabeza no existe, mi cabeza no existe…”. Estaba asustadísimo pero nunca le dijimos lo que tenía. Yo le quitaba los prospectos de las medicinas para que no se diera cuenta de lo que ocurría, aunque lógicamente lo sabía, era un hombre muy inteligente. Algunas veces cuando íbamos a la residencia grabábamos en video las conversaciones que teníamos con él... En una de ellas, este mismo verano, mi marido que era una persona educadísima preguntó a mi hijo si estaba casado, si tenía hijos…Él le respondió que sí y Javier volvió a preguntarle: ” y usted ¿es el hijo mayor?” a lo que mi hijo respondió: ” no, yo soy el padre”. Mi marido insistía convencido de lo que decía hasta el punto de que oyes la conversación y parece que el que está mal es mi hijo en lugar de él. Las preguntas eran correctísimas, era como si acabara de conocerle. Yo lo que he hecho desde el principio es lo máximo para que él estuviera bien. He hecho una cosa que es tomarme a broma todas las cosas que decía. Todos los disparates y frases incoherentes, yo me reía y así nuestro hijo se reía también y no lo vivía tan de cerca. Yo luego pensaba por dentro mis cosas. No daba crédito a lo que decía pero se lo contaba a mi hijo riéndome para que no tuviera un recuerdo tan triste de su padre y sobre todo para que no pensara que yo estaba sufriendo, porque era para escribir un libro. Recuerdo que una noche, después de pasar 12 horas en urgencias en el hospital Puerta de Hierro, cuando volvíamos a casa en el coche me dijo: “te tengo que decir una cosa, no voy a volver a salir contigo porque estos sitios a los que tú vas, a mi no me gustan nada “.

Tres días antes de morir estuvimos paseando por el jardín de la residencia y ya le vi fatal. Me queda el consuelo de que me reconoció casi hasta el final, o eso creo yo porque siempre que me veía sonreía. Sabía que le gustaba estar conmigo. Me acuerdo de un día que entré con una amiga a verle y él le señaló el camino de la puerta, para que saliera y nos dejara solos. Pero eran flashes, otras veces no sabía quien era yo. No sabía mi nombre, pero se refería a mí como su mujer, se lo decía a todo el que estaba en la residencia: “es mi mujer, es mi mujer”.

La gente me dice que ahora que él ha muerto tengo que vivir yo, que tengo que estar tranquila y preocuparme de mí y les digo que no. Porque yo, hasta que él vivía, tenía un motivo para levantarme por las mañanas, que era coger el autobús para ir a cuidarle. Yo sabía que era necesaria, pero ahora ya no…

Nos despedimos con un abrazo fuerte. Me encantó conocerla y comprobar que, a pesar de todas las adversidades y duros golpes que ha sufrido en los últimos años, Toni es una mujer fuerte, optimista y generosa, que fue capaz de “reírse” del peor varapalo que le ha dado la vida para evitar un mayor sufrimiento a su hijo y al amor de su vida. No me extraña nada que Javier presumiera orgulloso hasta el último de sus días de que era SU MUJER.

Toni_1

Toni_2

Toni_3

Seguro que la historia que os acabo de contar os ha recordado algo a la de la película  “El Diario de Noa”, para mi una de las mejores películas de amor de la historia. Ojalá estas cosas sólo las viéramos en la ficción pero no. Por desgracia hay muchos casos como el de Toni y Javier, historias que está bien que conozcamos por si algún día nos toca vivir algo parecido. El Alzheimer es una de las enfermedades más fulminantes que existen y detectarla no es tarea fácil.

Hace falta todavía mucha mucha información y sobre todo investigación, que es importantísima. Por eso quiero hablaros también de Edición Recuerda. Una iniciativa de la Fundación Reina Sofía cuyo objetivo es recaudar fondos para apoyar la investigación en Alzheimer. Bajo el lema “Nos encanta recordar. Luchemos juntos para que todos podamos hacerlo”, numerosas empresas han colaborado con este proyecto reeditando productos y servicios que nos acompañaron hace años para que podamos volver a disfrutarlos (desde un teléfono de diseño vintage, una lata de Cola Cao de los años sesenta, una bicicleta BH…) Tenéis toda la información y los productos para comprar en la web.  Todo el dinero obtenido se destinará íntegramente a proyectos de investigación así que ya sabéis…elegid el producto que más os guste y compradlo. Es por una buenísima causa. Yo me he decantado por la bici BH y las Victoria. Qué de recuerdos me traen…..

Bici

Victoria

Sara_Bici_1

Sara_Bici_2

Sara_Bici_3

Sara_Bici_4

Sara_Bici_5

Sara_Bici_6

Esta semana, buscando información sobre el Alzheimer, encontré el siguiente relato:

Él tiene ochenta años e insiste en desayunar todos los días con su mujer, y cuando le pregunté, ¿Por qué su mujer está en una residencia de mayores?, él respondió; porque tiene Alzheimer. Entonces le pregunté; ¿Se preocupará su mujer si tardas en venir a desayunar con ella? Y respondió; Ella ya no se acuerda… claro, ya no sabe quién soy yo, desde hace cinco años ya no me reconoce.”

Yo sorprendido, le dije: “¡Vaya! y aún así sigues desayunando con ella cada mañana a pesar de que ella no te reconoce.”
El hombre sonrió, me miró a los ojos y me dijo: “Ella no sabe quién soy yo, pero yo sí sé quién es ella.”

Sara_Bici_FINAL

Gracias Toni por compartir tu historia y tus recuerdos.

¡Un beso enorme!


491 Comentarios

  • 1. DELFÍN  |  3 enero 2015 - 15:53

    FELICIDADES MARTÍN.
    Voy a pedir para los Reyes Magos, una actualización del blog de Sara Carbonero, a ver si tengo suerte y me lo traen de regalo. jajaja.

    Pensaba que en navidades publicaría el post de respuestas de diciembre o incluso haría alguno mas sobre estas fechas. Pero nos hemos quedado con las ganas.

  • 2. Laya  |  3 enero 2015 - 15:54

    Opiniones hay para todos los gustos y siempre que se hagan con educación hay que respetarlas, me encantas tu y tu blog , haces unos post chulisimos que no tratan únicamente de trapitos,nos descubres libros , lugares, historias, nos das ideas de regalos, decoración, recetas….es lo que hace único este blog, es entretenido , interesante , entrañable….me encanta y esta escrito por una mujer y mama bellísima por fuera y por dentro, porque gracias al blog hemos descubierto que aún eres más guapa por dentro que por fuera, pero lo cortes no quita lo valiente, y nos parezca mejor o peor no está bonito que escribas tu último post 5 días antes de Navidad y no hagas ninguna referencia a que volverás después de las fiesta, hubiese sido todo un detalle, no hace falta dar más esplicaciones pero al menos avisar ….. No se a veces esto es como esa amiga o amigo que todos tenemos que siempre está ahí que sabes que tarde o temprano aparecerá pero que puedes pasar semanas o meses sin saber de el , que cuando decide aparecer lo recibes con todo el cariño pero que sabes que en el fondo a veces no está bien lo que hace. Todos vivimos deprisa y corriendo , tenemos responsabilidades , trabajo, niños , casa, amigos….pero como digistes no hace mucho , los detalles marcan la diferencia. Un beso enorme , y esperando tu post .

  • 3. Nayma80  |  3 enero 2015 - 16:17

    Felicidades para el pequeño Martín! Llevo leyéndote desde que comenzaste con el blog pero la verdad que hasta ahora no me he decidido a escribir, precisamente hoy por ser el cumple del pequeño de la casa me parecía el mejor día.Soy mamá de un niño de casi 2 años y sé perfectamente lo importante que es la celebración de su primer año de vida y la ilusión que hace recibir felicitaciones para él. Aprovecho para darte la enhorabuena por la familia ta bonita que has formado, por lo buena profesional, buena persona siempre comprometida con las buenas causas y por ser una mujer 10. Te deseo todo lo mejor en el 2015 y que podamos seguir disfrutando de tus interesantes y trabajados post. Un beso enorme Sara!
    PD. Cómo haces para sacar tiempo para todo con todos los compromisos profesionales y publicitarios que tienes? A mí no me da tiempo de nada entre el peque y el trabajo!

  • 4. Vanessa  |  3 enero 2015 - 16:27

    feliz cumple al pequeño Martin¡¡¡¡

  • 5. A.Martin  |  3 enero 2015 - 16:47

    Hoy es un dia muy especial para ti, vendran a tu cabeza todos los recuerdos del dia q conocistes a tu pequeño q emoción!!!!!!!! felicidades a Martin por su primer cumpleaños

  • 6. Must Have  |  3 enero 2015 - 16:50

    3 de Enero, el primer cumpleaños de tu primer hijo!! FELICIDADES A LOS 3, ¿para cuándo el hermanito? 😛

  • 7. A.Martin  |  3 enero 2015 - 16:51

    Felicidades

  • 8. A.Martin  |  3 enero 2015 - 16:53

    Felicidades

  • 9. maria_24  |  3 enero 2015 - 17:03

    FELIZ CUMPLEAÑOS PARA MARTÍN!!! 1 añito… Disfrutad mucho este día con él 🙂 Muchos besos para los tres!! Y feliz 2015!!!! Muakkkk

  • 10. Patricia MS  |  3 enero 2015 - 17:08

    Felicidades al pequeño y bonito Martin en su primer cumpleaños. Aprovechando este día y que pronto supongo habrá un post de respuestas aprovecho para que nos transmitas lo mejor y peor de tu primer año como madre. Ser madre dicen (porque yo no lo soy ) que es de lo mejor que te puede pasar pero también dicen que te enfrentas a muchos cambios en tu vida. Por eso te pregunto , lo que más fácil y más difícil te ha resultado de tu primer año como madre. Me gustaría que me recomiendes un lugar de España o fuera de ella (yo soy de Córdoba) al que pasar un fin de semana con mi pareja antes de casarnos como despedida de solteros mas intima entre nosotros jeje. Un besazo enorme y gracias por tus maravillosos post!!!!

  • 11. Carmina  |  3 enero 2015 - 17:09

    Aunque se te echa de menos por aquí, también es comprensible que quieras pasar tu tiempo libre con tu familia.Chicas:yo lo que hago cuando Sara no actualiza,es ver antiguos posts,os aseguro que paso un rato divertido. Felicidades a Martín.

  • 12. veronik  |  3 enero 2015 - 18:04

    Feliz cumple Martin!!!!! 🙂 disfrutad xq es un dia muuuy especial.muuuak

  • 13. Tania_J  |  3 enero 2015 - 17:21

    ¡¡Felicidades a Martín!! Que siga creciendo feliz y así de guapo a vuestro lado! Haceis una familia preciosa! A ver si de regalo de navidad nos enseñas una foto de los 3 juntos 😉 y nos traes un superpost nuevo! Lo estoy deseando, me encanta leerte! ¡Feliz año y feliz día al lado de ese muñeco! 🙂

  • 14. Ilia  |  3 enero 2015 - 17:23

    Yo ya paso de volver a este blog. Poca seriedad, la verdad.

  • 15. A.Martin  |  3 enero 2015 - 17:35

    Felicidades por tu primer año como mami!! Felicidades a Martin

  • 16. moberhu  |  3 enero 2015 - 18:31

    Muchas feicidades para Martín!! Un añito ya…pasa el tiempo volando!! Disfrutad de este día tan especial!! Y vuelve pronto, se te echa de menos!!

  • 17. Raquel Rodríguez  |  3 enero 2015 - 18:33

    Felicidades al chiquitín de la casa. Pasad un feliz día los tres y feliz año Sara, Iker, Martín.

    😉 🙂

  • 18. Elena  |  3 enero 2015 - 19:28

    Y por cierto, felicidades a Martin

1 17 18 19